Comentarios Recientes

0
Ramón E. Durán

Ramón E. Durán


El decreto para modernizar el estado


  • 09.04.2021 - 12:00 am

Recientemente el Presidente de la República  Luis Abinader promulgó el decreto 149-21 que crea  el  plan  General para la Reforma y Modernización de la Administración Pública, mediante el cual se ha de generar valor público, aumentando la transparencia  y el cumplimiento regulatorio. La pieza legislativa además explica que se garantizará el acceso a  derechos mejorando el  gasto administrativo, la calidad de los servicios públicos para así impactar positivamente en la calidad de vida de la ciudadanía.

Acerca de este ambicioso proyecto podemos agregar que parece  el  despertar de un sueño  imposible hecho realidad,  ya que institucionalizar  el país   haciendo  del  Estado un instrumento  más eficiente    ha sido un anhelo de los dominicanos por muchos años.

Cuando en las pasadas elecciones en  que Luis Abinader y  su partido Revolucionario Moderno se perfilaban como seguros ganadores del proceso  comicial, pensamos que de resultar electo,  Abinader se convertiría en un presidente más del montón, y que pasaría   a la historia con penas y sin gloria.

Luego de conocer el pensamiento político del Presidente Abinader, tenemos que admitir  que nos equivocamos ya que  se  trata de un presidente que sabe lo que está haciendo, dando cátedras de  como se gobierno un país eliminando la  burocracia que por muchos años se ha convertido en una retranca que impide su desarrollo  ahuyentando la inversión foránea por lo difícil y tedioso que resultan los tramites ,   pero  que ningún presidente de los que hemos tenido se había atrevido a adoptar la iniciativa  sometiendo  un proyecto de ley para modernizar el Estado para hacer más viable la solución de los problemas nacionales. 

No  vamos a dudar de las buenas intenciones del Presidente Abinader porque de   acuerdo a un pensador ´´la historia no se escribe cuando comienza, sino cuando  termina´´. Cuando sea aprobado ese proyecto   y se promulgue, entonces podemos decir  que hemos dado un salto del cielo a la tierra, porque   apareció un valiente que desde el  Palacio Nacional  hizo lo que nunca  se había hecho. 

Visitar una oficina pública  para  resolver hasta   lo  más sencillo   se convierte en toda una     pesadilla  por   la manera en  cómo se manejan las cosas.   Como se explica que cada tres meses  el ciudadano tenga que acudir  a una oficialía civil a coger ´´ pela´´ para    renovar su   acta de nacimiento, matrimonio,  divorcio,  actualizar un certificado de  defunción o  corregir una falta ortográfica cometida por el escribiente,  lo que  resulta una tragedia para el portador, ya que tiene  que  contratar los servicios de un abogado para enmendar algo que no  fue su culpa,  esto solo puede suceder en un país desorganizado como  el nuestro. 

También  conocemos de personas que luego de trabajar 20, 30, y hasta 40  años reportando a la seguridad social, tengan  que esperar 10 y 15 años para recibir la pensión que  en muchas ocasiones no pueden   disfrutarla  porque la   aprueban  después de haber fallecido, como acaba de ocurrir con el periodista puertoplateño  Demetrio Esteban Sarita.

Si luego de terminado el,  o los dos periodos de gobierno de Luis Abinader,  y la población   aprueba  como buena  su obra,  y los que les siguen  les den continuidad a su gestión, podríamos decir que tendríamos  en el poder un  PRM por mucho tiempo. Cuando el Partido Revolucionario Dominicano  llegó al país por primera vez en el año 1961  enarboló la bandera   de que era el partido de la esperanza nacional, la salvación de este país  porque encarnaba los ideales  de nuestros padres de la patria y el anhelo  de los pobres, y el final  todos lo conocemos,  peor   sucedió con el Partido de la Liberación Dominicana que se vendió con el slogan de  ser el más honesto porque el país se dividía entre corruptos y peledeista y 20 años después de permanecer en el gobierno,  los dominicanos sufrimos una gran frustración porque   practicaron  lo contrario de lo que predicaron. En sus ejecutorias  el Presidente Abinader les está siguiendo los pasos a los grandes estadistas Latinoamericanos como José Figueres, Luis Muñoz Marín  y otros. Ciframos la esperanza de que esta  vez hayamos sido certeros en la elección de Luis Abinader.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba