Comentarios Recientes

0
Rocío Pérez Russo

Rocío Pérez Russo


El respeto en las parejas clave para la familia dominicana


  • 21.07.2019 - 05:14 pm

Como se enseña el respeto en las parejas tiene responsabilidad en la familia dominicana y esto influye en los comportamientos de los hijos en la sociedad.
Otros pueden contribuir como la iglesia, la escuela o la comunidad en general. Para cualquier pareja, el respeto constituye un pilar necesario en su relación. Sin embargo, no siempre sabemos respetar al otro como a este le gustaría que lo respetaran.
   
El problema básico del respeto como tal reside en el hecho de que todos queremos recibirlo. Resulta curioso que la mayoría de personas saben definir qué es el respeto y cuáles son sus principios. No obstante, no todos lo aplican de manera correcta en su día a día.
   
Es como si, de algún modo, priorizáramos aquello de «respétame a mí que y yo entonces te respetaré a ti«. Esto se vuelve incluso más complejo en las relaciones de pareja  en vista de que asumimos  que quien nos quiere nos respetará.
   
Los principales problemas del respeto en las parejas tiene efecto psicológico y emocional sobre la intención que se demuestra :
1)    El respeto necesita intencionalidad
2)    La empatía es un pilar básico.
3)    La importancia en conocer a la pareja en todos los ámbitos.
4)    La gratitud
5)    La importancia de los pequeños detalles.

Vivimos en un mundo donde las palabras venden, donde las personas comparten en sus redes sociales frases llenas de bondad, convivencia y armonía que, más tarde, en la vida real y en su cotidianidad, no practican con el mismo sentimiento. Por tanto, para demostrar respeto es preciso hacerlo con una clara intencionalidad..

Además el amor  por sí mismo, no es suficiente para que una relación prospere ni para que se mantenga viva. Se necesita de muchas más dimensiones que, juntas, dan un pleno sentido a esa relación a ese compromiso. Por ello, practicar un respeto cotidiano donde mostrar interés, escucha activa, reciprocidad y donde uno sea capaz de anticipar las necesidades reales del otro da forma a ese respeto que nos alimenta, que nos hace sentir bien.
   
La empatía, y las neuronas nos permiten ver al otro como a parte de uno mismo. Entendemos y comprendemos lo que nuestra pareja siente sin necesidad de que nos lo diga con palabras.

Ello es, sin duda, fundamental para aplicar ese respeto en el que saber qué hacer, qué decir y qué no decir para cuidar a esa persona tan importante para nosotros.

A la hora de construir una relación saludable y feliz no es imprescindible que coincidamos en todo. Debemos respetar las pasiones, los gustos y creencias del otro.
Esto es algo fundamental, como también lo es conocer a la propia pareja, saber qué no le agrada, qué le incomoda y cuáles son esos pequeños detalles que dan forma a su personalidad, a su identidad.
   
Un «gracias por ser como eres«, un «gracias por estar cada día a mi lado» o un «gracias por hacerme feliz», es un modo de practicar ese respeto basado en el reconocimiento, en valorar a quien amamos, en dar importancia a quien es importante para nosotros. La gratitud practicada con humildad fortalece cualquier vínculo, y más el de la pareja.
   
No debemos olvidar que esos detalles se transmiten también a través de una buena comunicación. De ahí que sea aconsejable:
•    Hacer uso de palabras de agradecimiento.
•    Comunicar sin gritar, cuidando el tono.
•    Utilizar una comunicación relacional, con frases como «yo sé cómo te sientes y te respeto por ello», «dime cómo puedo ayudarte» o «dime qué puedo hacer para hacerte más feliz».

Rogamos a Dios para que provea de confianza porque todos los aspectos mencionados en las estadísticas nos muestran un mundo de dudas en el cual las familias no deben ser suspicaces en el futuro de otras familias. Orientar con responsabilidad no confundir a los demás es clave para ganar esta batalla social.
Educar para progresar nos hace una mejor sociedad orientada a vínculos fuertes de afecto fundamentados en el bienestar y la verdad.  Tratando de enfocar los principios Bíblicos de Juan 8:14/16 donde

14    Jesús les respondió: «Aunque yo doy testimonio de mí, mi testimonio vale porque sé de dónde vine y a dónde voy; pero ustedes no saben de dónde vengo ni a dónde voy.      

15    Ustedes juzgan según la carne; yo no juzgo a nadie,      

16    y si lo hago, mi juicio vale porque no soy yo solo el que juzga, sino yo y el Padre que me envió.    


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba