Comentarios Recientes

0
Aquiles Olivo Morel

Aquiles Olivo Morel


Elecciones en los Estados Unidos: ¿Qué está en juego ahora?


  • 21.10.2020 - 12:00 am

Un significativo conglomerado de estudiosos de la política estadounidense se inclinan por pensar en el impacto de las próximas elecciones a celebrarse el próximo 3 de noviembre; los diferentes enfoques giran en torno a temas internos como temas eminentemente de tipo externo, los cuales van desde la política comercial con los aliados como el futuro de las guerras de Afganistán y la presencia militar en  otras regiones.

El cambio climático enfocado desde la óptica de los Demócratas y los Republicanos entraría en una etapa crucial en los Acuerdos Internacionales. Un visión republicana ignorando su impacto, haciendo retroceder  años los avances en esta materia, se contrapone a la visión demócrata, decididos a dar impulsos a los principales acuerdos estancados desde el momento en que el presidente Donald Trump ocupa la Casa Blanca.

La inmigración y los temas raciales fueron los de mayor relevancia, cuando recientemente ambos candidatos se vieron las caras en un debate caracterizado por las interrupciones de ambos, frente a las cámaras de millones de norteamericanos interesados en saber el abordaje que cada uno daría a estas acidas circunstancias en que los afroamericanos caen abatidos por la brutalidad de los policías blancos,  ocasionando miles de protestas a nivel nacional.

Los millones de inmigrantes en calidad de ilegales siguen de cerca este certamen electoral, los casos de represalias autorizadas desde la Casa Blanca fueron abundantes en meses recientes y las decisiones de reducir su presencia en territorio Norteamericano están en la carpeta de Donald Trump,  en el hipotético de alcanzar cuatro años adicionales. 

No menos importantes están las revelaciones de muchos medios acusando al mandatario de ser responsables de la gran cantidad de muertos, como consecuencias del covid19, la reacción tardía de la Casa Blanca antes la inminencia de la crisis sanitaria a principio de enero ha sido reiterada en los debates de este fatídico proceso electoral.

Por igual, como sobreponerse a la brusca caída de la economía y con ello el liderazgo global de los Estados Unidos. Millones de empleos destruidos en un tiempo records dibujan un panorama sombrío, al cual deberán hacer frente quienes salgan victoriosos a escasos días de la decisión de mayor trascendencia en un país donde los derechos civiles y las banderas de lucha jamás cesan. 

¿Por qué las elecciones de EE.UU. son tan importantes para el futuro del planeta? ¿Cuáles aspectos podrían afectarse ante una eventual victoria de Donald Trump?

Los Estados Unidos al concluir la II Guerra Mundial paso a la escena internacional liderando, conjuntamente con Unión Soviética la denominada Guerra Fría, se trató de uno de los episodios de mayor relevancia para un país, cuya economía se expandió rápidamente convirtiéndose así en el epicentro de todos los cambios conocidos en tecnologías, ciencias y desarrollo. 

Emergió representando los valores de un conglomerado de países en una alianza que se prolonga hasta nuestros días, cuyo espíritu  se encuentra en la defensa de la fe cristiana, la escolástica, la democracia y la defensa de los derechos del hombre libre. 

En todas partes en el Siglo XX este patrón conductual se extrapoló como cultura a todas las latitudes del planeta, influenciando a la actividad política. Muchas de estas  ideas fueron adoptadas del Viejo Continente y en contraposición  de la Unión Soviética, donde el partido representaba el centro de la actividad social de los individuos.                                                                                   

Todas esas construcciones y paradigmas se derrumbaron al final sin mucho esfuerzo, apenas un pequeño dialogo entre las partes y los muros se hicieron abajo creando un mundo sin las ataduras y las expiaciones degradantes. Se fueron consigo las trabas “morales” de un prolongado periodo de oscurantismo. Las fronteras se abrieron y consigo un nuevo orden mundial se abría paso –La Globalización de los Mercados-  imponiendo una cultura en los aspectos más relevantes de la vida humana, a lo que no escapo, por supuesto, la política como centro de la organización de ese novedoso acontecimiento. 

¿Entró realmente la civilización occidental en proceso de decadencia, luego de representar a todos estos países amparado en ese cumulo cultural de la escolástica, el cristianismo y la democracia como elementos de la convivencia? ¿Ese agotamiento de occidente fue el resultado de una crisis de liderazgo para conducir un mundo cambiante entrelazado con las aspiraciones de esas culturas ansiosas de conquistar y expandir sus dominios hacia nuevas fronteras? 

Y, ¿Conseguiría China alcanzar el pináculo del dominio global en la próxima década como algunos presagian, sin el consentimiento de Estados Unidos recelosos de los alcances que este país viene exhibiendo? 

Carente de todo contenido filosófico e ideológico se advierten cuestiones nocivas para asegurar ese orden pacifico. Los días que discurren muestran los esfuerzos individuales y las escasas propuestas para emprender, al menos un mundo de respeto mutuo, con condiciones seguras para la cooperación y apoyo suficiente al desarrollo de los países menos favorecidos. Una mirada al pasado no arroja suficiente elementos para responder a este futuro repleto de incertidumbre con fuertes ataduras y con marcadas tendencias de negación hacia una civilización solidaria.  


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba