Comentarios Recientes

0
Redacción

Redacción


Expectativas coyunturales


  • 16.07.2020 - 12:00 am

La nueva cotidianidad que se vive en el país está definida por tres expectativas que des­piertan la atención de la gente: La primera está dada por la espantosa pandemia del C-19, que amenaza la tranquilidad de la familia dominicana con su carga de contagios y fallecidos, cada vez más en aumento, y cuya solución requiere de un mayor esfuerzo conjunto de la ciudadanía y las autoridades, a partir de un amplio consenso.

La segunda expectativa se concentra en las designaciones anticipadas que viene haciendo el presidente electo que prefigura lo que será su ejercicio del gobierno, el cual, hasta ahora y en gran medida, responde a los compromisos de campaña. La gente quiere saber quiénes serán los futuros funciona­rios, ya sea por curiosidad participativa y por un sentimiento larvado de “oportunismo”. 

Y la tercera expectativa está definida por el rezago de la JCE y de ciertas juntas municipales, empantanadas en el conteo y revisión de los resultados electorales respecto a los diputados. A este nivel lo que se ha visto es la denuncia cruzada de supuestas irregularidades que apuntan a la comisión de acciones fraudulentas a nivel de los diputados, irregularidades que harían mo­dificar, o mejor, adulterar la voluntad popular expresada en las urnas.

Esa situación de los resultados electorales adulterados a nivel de los diputados ha sido estimulada no solo por la intención de ciertos sectores partidarios de alcanzar una mayor representación congresual, sino que se ha dado aprovechando lo que implica a nivel de la tabulación de los datos, las situaciones del voto preferencial, el voto de los partidos y la famosa fórmula de Hondt para determinar la asignación de los candidatos electos.

Esas circunstancias han empañado unas elecciones y unas juntas que de a poco iban recobrando la confianza en el electorado. Esas irregularidades con intención de fraude, no se dieron a nivel presidencial ni tampoco a nivel senatorial, donde el conteo era más simplificado.

La problemática debe ser enca­rada con carácter y seriedad por la JCE y eventualmente por el Tribunal Superior Electoral, como tribunal de lo contencioso, y el cual goza de un buen nivel de credibilidad y confianza, donde se deben sancionar a los identificados como autores de esas acciones fraudulentas. 

Pero también, la problemática que se ha dado a nivel de los diputados merece con urgencia una revisión y adecuación de las leyes de Partidos y del Régimen Electoral, con la finalidad de adecuar el arti­culado correspondiente, que permita superar la cultura del fraude y la tentación de la clase política al uso de las “mañas” en los procesos electorales.

El futuro democrático y transpa­rente de las prácticas políticas exige mejorar el marco jurídico que estimule el saneamiento de las conductas desviadas en los procesos electorales.

¡Demos, pues, ese paso de avance!

Buena noticia

El crecimiento de las remesas en un 25.7 % en el período de enero a junio respecto al mismo período en el 2019, resulta reconfortante, si se compara con la expectativa negativa generada por los efectos económicos de la pandemia del Covid-19. 

Se trata de un síntoma alentador, sobre todo si se compara con la caída del turismo y de las exportaciones.  

¡Trabajemos para la pronta rehabi­litación de la economía!


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba