Comentarios Recientes

0
Luciano Filpo

Luciano Filpo


Hostos y la Educación de la Mujer


  • 15.01.2021 - 12:00 am

Se ha cumplido otro aniversario del natalicio de Eugenio María de Hostos, el gran prócer y educador puertorriqueño consagrado a la formación de seres humanos racionales y libres. En la presente entrega se procura enfatizar los ingentes esfuerzos hechos por el pedagogo borinqueño en aras de contribuir a la formación científica de la mujer. Para finales del siglo XIX se gestaban movimientos de inspiración feministas los cuales reivindican, reclaman, procuran ganar derechos para las mujeres. En época de Hostos se producían continuos maltratos contra las mujeres en el mundo de la Revolución Industrial. EEUU, Inglaterra, Alemania, Francia, la mujer era recriminada en la industria, con largas jornadas laborales muy extensas e intensas. En Alemania se había reprimido un grupo de mujeres en una fábrica; en Estados Unidos en las ciudades de Chicago y New York se habían producido actos de barbarie contra las mujeres trabajadoras, hasta tal punto que el día de los trabajadores (el 1ro de mayo) es en honor y honra de las mártires de Chicago.

Estos eventos influyeron en el pensamiento de Hostos, quién peregrinaba por América y en menor medida por Europa y aprehendía esta realidad y sostiene que la educación es el acicate para la superación del ser humano, el hombre y la mujer; Hostos se propuso construir o elaborar un enfoque que abordara la formación científica de la mujer. Hostos se adelanta en su tiempo a los enfoques pedagógicos instrumentalistas y que adoctrinan el pensamiento humano, cuestionó la Escolástica medieval, defendió la educación positivista y laica. Entendía que la educación debía promover el raciocinio, confrontar el dogma, apuesta a la escuela laica, sin Dios, fundamentada en las ideas de progreso, cambio y razón.

La Educación Científica de la mujer será para Hostos la posibilidad de ofrecer la formación necesaria para interpretar y comprender la realidad de la época. Para las postrimerías del siglo XIX, se desarrolla en Europa el movimiento sufragista, el cual busca que las mujeres alcancen el derecho al voto, también las mujeres empiezan a formar sindicatos y a reclamar mejor remuneración y jornadas más cortas. Dentro de la lógica de la educación y formación de las mujeres, Hostos coadyuvó con la poetisa criolla Salomé Ureña a formar la primera Escuela de Señoritas de República Dominicana. Para 1880, la educación dominicana estaba en pañales, civilización o barbarie era la consigna. En el contexto dominicano caudillista, caciquista, militarista, patrimonialista y autoritario era muy elocuente, pertinente razonable el ingente esfuerzo de Hostos por mejorar la formación de los dominicanos de su época, en ese contexto la educación fungía como especie de panacea para traer la luz, el cambio y el progreso tanto para hombres como para mujeres. Hostos fue un ciudadano de América, estuvo desde New York hasta Santiago de Chile en la labor de maestro, en la formación de seres humanos para la libertad y la comprensión de la realidad.

Es un visionario, su preocupación por la educación científica de las mujeres es un adelanto a las teorías feministas que surgen en la segunda mitad del siglo XX. Fue un prócer antillano dado a defensa de su tierra y de toda el área del Caribe. Conjuntamente con Emeterio Betances Hostos fue partidario de crear una confederación de Estados Caribeños, que pudiera fortalecer la autonomía e independencia de Puerto Rico, Cuba, República Dominicana. Es uno de grandes líderes del antillanismo, de la educación cívica y moral de la población. La formación moral y en valores fue uno de los objetos de preocupación del pedagogo y educador Hostos. Dentro de esa lógica trabajo con la moral social y su preocupación por la inclinación de muchos seres humanos al crimen y el delito.

En ese contexto Hostos entendía que los mecanismos de resarcir las desviaciones sociales no eran correctos, los sistemas penitenciarios contribuían a profundizar la propensión al delito más que a erradicarlas. Hostos fungió como el maestro perenne, en cada lugar dejo su impronta pedagógica. República Dominicana, Venezuela, chile, su preocupación por la educación del hombre y la mujer constituyen un legado imperecedero. Su concepción pedagógica lo llevó a confrontar con el clericalismo católico y con las dictaduras decimonónicas qué conculcaban todo tipo de libertad. En su peregrinar de Bayoan, la autobiografía del autor, se exponen las odiseas, avatares y otras menudencias padecidas por Hostos en su lucha por la independencia de Puerto Rico y Cuba, y en su preocupación por formar a mujeres y hombres desde una perspectiva lógica, racional y orientada al cambio positivo de la sociedad. Ese ciudadano de América es el forjador de las escuelas normales en el país, así como la creación de una cantera de maestros que propagaban su legado por la geografía de la República Dominicana. Los restos del ciudadano de América descansan en el panteón nacional de República Dominicana, solicitó que sus restos sean llevados a Puerto Rico cuando esta Isla sea libre.

El autor es Dr. en Educación.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba