Comentarios Recientes

0
Luciano Filpo

Luciano Filpo


La caída de Juan Bosch


  • 25.09.2020 - 12:00 am

La Guerra fría fue un proceso de distensión contención armamentismo y confrontación ideológica entre los bloques posguerra fría, el cual se desarrolló entre 1947 y 1989. Tanto los países que estaban en la zona de influencia de las dos superpotencias: EEUU y la URSS. América Latina y el Caribe eran considerados como el patio trasero de la política doméstica norteamericana o dentro de la geopolítica global espacio vital del imperialismo norteamericano. al final de los años 50, hubo caídas sucesivas de dictaduras y democratización en América. Cayó Perón en Argentina, Rojas Pinilla en Colombia; Pérez Jiménez en Venezuela; Batista en Cuba y Trujillo en República Dominicana.

La revolución cubana es el evento político más importante del Caribe y América Latina en el siglo XX. Cuba se escapa de las entrañas del monstruo como diría Martí. Este hecho influyó en la juventud latinoamericana y caribeña fue una expresión de los movimientos sociopolíticos que sacudieron el mundo entre 1959-1968. Para 1962, contra todos los pronósticos Bosch derrota a la oligarquía criolla, a la cúpula de la iglesia católica, los grupos empresariales y militares, así como la política contrainsurgente de Estados Unidos en la región. Juan Bosch había permanecido 25 años en el exilio, viviendo entre Cuba, Puerto Rico, Costa Rica, Venezuela. Había acumulado una vasta experiencia en la lucha democrática y en la formación de un instrumento político para alcanzar el poder, el Partido Revolucionario Dominicano (PRD).

Bosch era un político liberal, nacionalista y con tendencia de Centro izquierda. La guerra fría había condicionado el accionar de los gobiernos en la zona de influencia de la geopolítica norteamericana. No se estaba en la tesitura de permitir el Avance de la influencia de la revolución cubana en la región. El gobierno de Bosch promovió la democracia, el respeto a las libertades, la tolerancia, el comportamiento ético de los ciudadanos; pero sobretodo la justicia social.

La Constitución de 1963, promovía un conjunto de reformas para hacer de República Dominicana un país equitativo, solidario y democrático. Se contempla la reforma agraria, la ley de economía popular, la participación de los trabajadores en los beneficios de la empresa, la libertad de cultos; la igualdad entre hijos legítimos y naturales (estos últimos eran los procreados fuera del matrimonio) promover la educación laica. Era el continuador del pensamiento y accionar hostosiano en República Dominicana. También el profesor Bosch asumió una postura equidistante de los bloques de la Guerra fría, así como buscar crédito en Europa para financiar varios proyectos hidráulicos que mejoraran la producción del campo y la calidad de vida de Los dominicanos con el acceso al agua potable.

Estas reformas fueron definidas como iniciativas comunistas, disociadoras y atentatorias a la propiedad privada y la tradición católica. En ese marco, diferentes grupos de poder urden el golpe militar y la quiebra de la incipiente democracia dominicana. Con cacerolazos, mítines de reafirmación cristiana, huelga de choferes y tretas propagandísticas de empresarios y la embajada norteamericana se perpetró la muerte a la orden constitucional. Entre esos nefastos actores se destacan: empresarios, terratenientes, el alto clero católico, los militares y parte de los partidos de oposición que perdieron las elecciones.

El 25 de septiembre de 1963, la historia parecía detenerse, la teoría de la arritmia, esgrimida por Bosch en su interpretación de la sociedad dominicana se manifestaba una vez más. El golpe de estado en República Dominicana no era un hecho aislado, fue la expresión de muchos atentados contra la voluntad popular en la región. En marzo de 1963, cae Miguel Idígoras en Guatemala; en julio 1963, cae Carlos Arosemena en Ecuador; en octubre de 1963, cae Ramón Villeda Morales en Honduras; en marzo de 1964, cae João Goulart en Brasil.

Ese ciclo de ataques a la democracia eran la expresión de la Guerra fría, de la geopolítica norteamericana, de la zona de influencia del occidente. Todo gobierno nacionalista y liberal era visto como una amenaza comunista. Lo mismo ocurrió en Chile en 1973, cuando deponen al presidente Allende, quien cuestiona los grupos oligárquicos y la política expoliadora de compañías transnacionales que se llevan el cobre chileno. El golpe de estado perpetrado contra Bosch devolvió la sociedad dominicana hacia la época de la manigua, pero favoreció el desarrollo de figuras como Manolo Tavárez, Rafael Tomás Fernández Domínguez y Francis Caamaño.

Manolo había emergido como héroe en la lucha contra la tiranía trujillista y la destrujillización del país. Convencido del carácter democrático del gobierno caído, Manolo y su organización (1J4) movimiento 14 de junio, se levantan en armas contra el gobierno de facto llamado triunvirato; este hecho fue considerado una inmolación ya que lleva a esta egregia figura al fusilamiento durante el triunvirato; por su parte los militares de origen trujillista: Fernández Domínguez y Caamaño Deño se colocan en la ruta de la historia y asumen la titánica lucha de retornar a Bosch al poder sin elecciones.

Los esfuerzos de los soldados constitucionalistas y de la población que rechazan la corrupción y represión del gobierno desataron la guerra de abril de 1965. Cada septiembre es un período para recuperar la memoria histórica el compromiso ciudadano y la apuesta para una democracia participativa, ética y comprometida con el bien común. Por sus secuelas la caída del gobierno democrático de Juan Bosch fue un hecho negativo para la democracia, la economía y la vida cívica del pueblo dominicano. 

Aun se cosechan eventos deletéreos derivados de ese nefasto acontecimiento político ocurrido en septiembre de 1963.

El autor es Dr. en Educación.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba