Comentarios Recientes

0
Ramón E. Durán

Ramón E. Durán


La hipocresía de los políticos


  • 22.01.2021 - 12:00 am

Cada vez la gente se convence de  que  la  generalidad de los políticos actúa guiados por la    hipocresía.  En la pasada campaña electoral  los que aspiraban a ocupar una curul  en el congreso  criticaban la práctica del ´´barrilito´´, el ´´cofrecito´´  y demás prebendas ilegales de que  disfrutan los legisladores,  y hasta  hablaban de su eliminación.

Luego  que  ganaron   cambiaron la tónica del  discurso alegando que esos ´´beneficios´´ son para utilizarlos en obras sociales en  favor de los pobres de la comunidad que representan,  pero que   para muchos existe el temor de que   esos    recursos,  por no estar     supervisados,  se presten  a dudas en lo  referente a su buen manejo. 

Después que Faride Raful  resultó electa Senadora por el Distrito Nacional y haber  sido posesionada   y quien fue de las más críticas del barrilito y el cofrecito, señaló  que con los recursos que recibiría iba a crear una oficina para  que los  administrara, pero debido a la presión que  recibió de diferentes sectores se vio  precisada a tener que renunciar a esos privilegios. 

Aunque Faride haya ratificado acerca de sus pretensiones,  quedó mal parada ante la opinión pública, razón por la cual le retiramos nuestro apoyo moral y la simpatía que sentíamos por ella, además de que la considerábamos una potencial  candidata a la Presidencia de la República  en un  futuro no lejano. Quizás para resarcir  su ambivalencia,  ahora se ha erigido  en una abanderada  en  favor de   eliminar los irritantes privilegios. El político tiene que ser coherente entre lo que predica y practica.

No es lo mismo  estar arriba que abajo.  La  señora Raful   aseguró que desde su posición   iba  a  someter  un proyecto  de ley para eliminar 57 instituciones que consideraba innecesarias, igual que reducir la división territorial del país  con menos municipios y otras tantas ‘bellezas´´  que parece se les olvidaron.

Para la catedrática universitaria Mu-Kie Sang Ben,  el ´´barrilito´´ es una desgracia el  uso burdo del dinero nuestro´´. Expresó  que si quieren eliminar los gastos superfluos ¿por qué  los legisladores  no renuncian a ese  barrilito y el cofrecito  como lo  hicieron  los senadores Eduardo Estrella,  Antonio Tavera Guzmán  y  el diputado Horacio Rodríguez?. ´´ Cada uno de los   senadores con asignación del barrilito recibirían  21, 580.000 pesos mensuales que de  mantenerse    superarían los 250 millones  al año´´,  concluyó la catedrática.

Tal vez  para hacerse los graciosos  uno de los voceros del Partido de la Liberación Dominicana  favoreció    su  eliminación, pero  no   recuerdan    que fue precisamente en  los gobiernos de ese partido que se impuso  esa  bochornosa práctica  de  estimular el clientelismo. Hay quienes sugieren que  las  iglesias, clubes barriales y otras instituciones sin fines de lucro sean  quienes manejen los fondos  que reciben los legisladores haciéndolos llegar a la gente que verdaderamente  lo necesitan,  muchos   no estarán de acuerdo porque prefieren  hacerlo ellos   con  fines politiqueros.

Está  en el debate la reducción a un 50 por ciento de   los recursos económicos que también   reciben  mensualmente  los partidos políticos de la JCE,  y con más razón   en una   época  donde no se está en campaña electoral. Nadie quiere sacrificarse  cuando se trata de lesionar  sus intereses,  es como el slogan del  partido de la derecha de la obra de teatro   del dramaturgo Franklin Domínguez: ´´Todo para mí y nada para ti´´. El gobierno de Luis Abinader tendrá que lidiar con muchos obstáculos para enderezar  cosas que por  años  están  enraizadas en el país,  como   la corrupción oficial,  la impunidad, el derroche del dinero del erario público y otras que sumadas   constituyen   una  tarea que no se podrá  lograr   en mucho   años.  


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba