Comentarios Recientes

0
Maximiliano Taveras

Maximiliano Taveras


La Línea Noroeste: Su atraso de ayer y el desarrollo de hoy


  • 25.07.2019 - 05:54 pm

La Línea Noroeste conformada geográficamente por las provincias de Valverde, Santiago Rodríguez, Montecristi y Dajabón era casi una región inhóspita, pero tierra de gente alegre, hospitalaria, de vasta cultura, laboriosa y cuna de prohombres que se destacaron por su patriótica lucha a favor de nuestra independencia nacional, la restauración de la misma  lucha contra la dictadura de Rafael L. Trujillo, como también cuna del manifiesto de Montecristi firmado por el Gral. Máximo Gómez y José Martí en 1895 pro independencia de Cuba sometida por el imperio español.
   
Soy nativo de la región y puedo dar testimonio de su atraso en lo educativo, vivienda, salud, agua, electricidad y sistema vial. En 1966 fui designado como director de la Escuela del Cruce de Guayacanes que funcionaba en una casona y llegaba a un 4o Grado con un maestro que para la época se llamaba maestro ayudante con sueldos de RD$90.00 y RD$80.00, respectivamente, la comunidad carecía de agua y alumbrado eléctrico. Un camión-tanque llevaba agua cada quince días a RD$0.20 (Veinte centavos) el tanque.
   
La luz por supuesto eran las tradicionales humeadoras y las velas. En cada promoción y año lectivo fui creando cursos hasta llevarla a Primaria e Intermedia (7mo y 8o Grados). En el año 1972, se construyó un moderno plantel de ocho (8) aulas y otras dependencias y ese mismo año se instaló el alumbrado eléctrico y el acueducto. ¡Qué alegría! No había educación secundaria, pues los estudiantes tenían que asistir al Liceo Juan de Jesús Reyes de Mao. Hoy esa comunidad es un Distrito Municipal, con un Liceo Secundario, contando ya con más de 40 (cuarenta) maestros en ambos niveles (Básica y Media).
   
A todo lo largo de la carretera Duarte veíamos chozas de tejamaní cuyas paredes eran de barro, también de palitos y astillas paradas con piso de tierra. Esas humillantes viviendas fueron cambiadas por casitas de una estructura de cemento a la altura de persianas, madera y piso de cemento, las cuales lucen bien pintadas. Desde el Distrito Municipal de Maizal hasta Montecristi, usted observa lujosas residencias, farmacias, ferreterías, agencias de ventas de vehículos, clínicas rurales, hospitales, templos religiosos y otras comodidades para el viajero. Lo mismo usted puede visualizar desde el municipio de Esperanza, hasta Sabaneta (Santiago Rodríguez) hasta Dajabón. También desde Montecristi a Dajabón. Ya no se puede decir carretera, sino Autopista Duarte. Sus ramales son vías bien asfaltadas y señalizadas. Da gusto entrar por la sección de Botoncillo de Villa Vásquez hacia la Playa de Buen Hombre. Los vehículos no sufren el salto del canguro. Viajar desde Montecristi al Municipio de Dajabón es todo una vía confortable. El ramal vial autopista Duarte-Guayubin es lo mismo. Del Municipio de Guayubin al Pacito y toda esa vía Cerro Gordo, Cana Chapetón, Jaibón, La Caída, Gurabo hasta la salida a la Carretera Mao-Sabaneta están todas en un buen estado físico, lo mismo Villa Los Almacigo hasta el Municipio de Dajabón.
   
La verdad resplandece siempre, la luz de la verdad jamás puede ensombrecer; pues desde la década del 70 en adelante hasta nuestros días la Línea Noroeste se ha ido transformando con el beneficio de servicios básicos ya señalados. Debemos hacer una cruzada acerca de promover el turismo interno para disfrutar de las bellas playas de la Ciudad de El Morro y de Buen Hombre, como otras bellezas naturales y la hospitalidad de sus gentes.
   
Siempre habrá problemas que resolver en todos los órdenes, pero ¡quién te vio ayer y te mira hoy!...

Como estamos viviendo en un régimen democrático y pluralista, habrá un sector que calla o no reconoce estos conceptos, los cuales están alejados de toda parcialidad partidaria, sólo apegados al conocimiento de la verdad. ¡Y solo la verdad!.

El autor es educador y exsecretario del Instituto Duartiano, filial de Santiago.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba