Comentarios Recientes

0
Redacción

Redacción


La nueva Policía Nacional


  • 05.03.2021 - 12:00 am

El Presidente Luis Abinader ha exhibido una firme decisión de impulsar las reformas que conduzcan a transformar el Estado dominicano, sobre la base de una mayor racionalidad y de una  institucionalidad y principios democráticos más consolidados.    

En ese orden el mandatario ha puesto énfasis reiterado en propiciar la independencia de la Justicia, así como en una reforma de la Policía Nacional, para convertir a esa institución garante del orden público, en una organización moderna bien equipada, con un personal profesionalizado y bien remunerado, a la vez que solidifique una sana relación con la comunidad, para un comportamiento policial más apegado al estado de derecho y al marco jurídico nacional.

Esos propósitos de modernizar y profesionalizar a la Policía, cuya  jefatura tradicional se ha mantenido apegada a la vieja concepción represiva, propia de una policía trujillista y además penetrada por las prácticas de la corrupción, tiene que pasar por una reforma que no solo incluya una redefinición de su composición orgánica, sino además por la conformación de un personal policial profesionalizado y educado que garantice la eficiencia en la persecución de la delincuencia, al tiempo que desarrolle una sana y buena relación con la comunidad como auxiliar de la labor policial.

En ese sentido, complace la actitud del Presidente Abinader de propiciar esa reforma partiendo de la redefinición de las compensaciones económicas y de seguridad social que se deben implementar para auspiciar una policía eficaz y respetuosa de los derechos ciudadanos.

Un paso en esa dirección fue la escogencia del General Eduard Sánchez, un oficial preparado académicamente y empoderado de la necesidad de reformar ese cuerpo del orden, para poner a la Policía Nacional a la altura de la modernización del Estado dominicano y de la seguridad ciudadana.

Complace, asimismo, que la cabeza del órgano policial manifieste su convicción de que la “época de una Policía represiva se ha ido desmontando”, tal como lo expresara a un prestigioso medio de comunicación del país. Reitera el Director de la PN que: “Hoy día nuestros miembros saben cómo actuar profesionalmente”, concluyendo que “hoy observamos esos cambios, especialmente en la tecnificación y formación de los miembros”, por lo que “hoy te­nemos una policía con muchas oportunidades de mejora”.

Esa nueva mentalidad con ese nuevo concepto de lo que es un policía, debe ser reproducida y socializada en todo el cuerpo de oficiales y de sus miembros, de modo que esa transformación se consolide y fortalezca para que se viabilice el verdadero cambio que se espera de la Policía Nacional.

En ese empeño esta nueva mentalidad de la oficialidad del órgano policial, requiere de un sólido apoyo del Jefe del Estado y de su equipo de gobierno, sobre todo para proteger el proceso de cambio en la Policía, frente a las amenazas que provienen de la vieja mentalidad comprometida con la represión y la corrupción.

¡Qué se apoye, pues, a la nueva oficialidad policial y su reforma!


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba