Comentarios Recientes

0
Ramón Enrique Marmolejos

Ramón Enrique Marmolejos


Las Obras del Espíritu Santo


  • 20.02.2020 - 12:00 am

“Oh Jehová, tú me has examinado y conocido.  Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme; Has entendido desde lejos mis pensamientos.  Has escudriñado mi andar y mi reposo, Y todos mis caminos te son conocidos.  Pues aún no está la palabra en mi lengua, Y he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda.  Detrás y delante me rodeaste, Y sobre mí pusiste tu mano.  Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí; Alto es, no lo puedo comprender.  ¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia?  Si subiere a los cielos, allí estás tú; Y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás.  Si tomare las alas del alba Y habitare en el extremo del mar,  Aun allí me guiará tu mano, Y me asirá tu diestra.  Si dijere: Ciertamente las tinieblas me encubrirán; Aun la noche resplandecerá alrededor de mí.  Aun las tinieblas no encubren de ti, Y la noche resplandece como el día; Lo mismo te son las tinieblas que la luz.  Porque tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre.  Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; Estoy maravillado, Y mi alma lo sabe muy bien.  No fue encubierto de ti mi cuerpo, Bien que en oculto fui formado, Y entretejido en lo más profundo de la tierra.  Mi embrión vieron tus ojos, Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas Que fueron luego formadas, Sin faltar una de ellas.  ¡Cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos! ¡Cuán grande es la suma de ellos!  Si los enumero, se multiplican más que la arena; Despierto, y aún estoy contigo." (Salmos 139:1‭-‬18)‬‬

Después de que Dios, el supremo creador fundó la tierra e hizo el universo, él nunca ha dejado solas a sus criaturas y él está atento a sus obras. Con mucho cuidado, amor y misericordia las cuida, pero él nos enseña que hay cosas que nuestra mente finita no puede entender ni comprender si por la fe en él no las aceptamos como verdades que provienen de nuestro creador. Es por eso que él nos instruye, enseña y amonesta en su palabra para que le creamos a él: "Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley." (Deuteronomio 29:29)

La Trinidad de Dios es incomprensible a la mente humana, pero él declara y enseña en la biblia, que es su palabra, que él es un Dios en 3 personas; el padre, el hijo y el Espíritu Santo. Leamos esta enseña de parte de Dios con mucha atención, El Espíritu Santo como creador: "En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas." (Génesis 1:1‭-‬2)‬‬

"Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.  Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra." (Génesis 1:26‭-‬28)‬‬

La Sagrada Escritura es la palabra de Dios, pero hay una constante enseñanza en toda la biblia que coloca al Espíritu Santo en la misma dimensión que Dios, ya que el mismo Espíritu Santo es Dios mismo, como es el caso de la misma sagrada escritura: "Porque no os hemos dado a conocer el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo siguiendo fábulas artificiosas, sino como habiendo visto con nuestros propios ojos su majestad. Pues cuando él recibió de Dios Padre honra y gloria, le fue enviada desde la magnífica gloria una voz que decía: Este es mi Hijo amado, en el cual tengo complacencia. Y nosotros oímos esta voz enviada del cielo, cuando estábamos con él en el monte santo.  Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones; entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo." (2 Pedro 1:16‭-‬21)‬‬

Ahora, Dios quiere conducirte a una verdad grandiosa y solemne, sin la cual tú nunca entrarás al reino de los cielos para vivir por toda la eternidad con aquel que levantó al Señor Jesucristo de los muertos. El Espíritu Santo en el pasado, antes de la venida de Cristo, el santuario, el lugar santísimo dónde el sumo sacerdote entraba allí 1 sola vez al año, y nunca sin someterse a una limpieza intensiva, que si no se llevaba a cabo, podría morir (Levíticos 16) Allí Dios y su santo espíritu se encontraban con el sumo sacerdote, pero ahora, en nuestros tiempos dónde tiene morada el Espíritu Santo es en el creyente: "¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios." (1 Corintios 6:19‭-‬20)‬‬

"¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?  Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es." (1 Corintios 3:16‭-‬17)‬‬

La morada del Espíritu Santo en el creyente es una promesa de Dios, a todos aquellos que él ha llamado a salvación. Dios les ha concedido el privilegio de ser templo de Dios  y morada de su Santo Espíritu: "En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria." (Efesios 1:13‭-‬14)‬‬

Esta es la promesa del Señor Jesucristo a todos aquellos que se arrepienten de sus pecados y entregan su vida a él: "Si me amáis, guardad mis mandamientos. Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros." (Juan 14:15‭-‬17)‬‬

Es tiempo de tener Un Encuentro con Dios, ya que la palabra de Dios nos enseña que el Espíritu Santo es Dios mismo, el creador, el que intercede por todos aquellos que son temerosos de Dios. Él nos instruye y nos guía: "No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros. Todavía un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis; porque yo vivo, vosotros también viviréis. En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros. El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ese es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él. Le dijo Judas (no el Iscariote): Señor, ¿cómo es que te manifestarás a nosotros, y no al mundo? Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió.  Os he dicho estas cosas estando con vosotros. Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho." (Juan 14:18‭-‬26)‬‬

- Todas Éstas citas Bíblicas las encontrará en la Biblia Reina Valera 1960 -


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba