Comentarios Recientes

0
Josefina Almánzar

Josefina Almánzar


Más sobre la Policía Nacional


  • 09.04.2021 - 12:00 am

Decía mi admirado y querido Freddy Beras Goico que en este país se avanza tan poco que solo hay que ver los titulares de los periódicos de algunos años atrás y traerlos al presente para encontrarnos con las mismas situaciones sin resolver, los mismos casos, las mismas noticias con personajes diferentes pero el mismo trasfondo.   

Lo que Freddy decía a veces con jocosidad y otras con mucha rabia e indignación lo he podido comprobar con el tiempo, principalmente con algunos de mis artículos que plantean situaciones sociales, económicas y jurídicas que continúan en nuestro país como deudas pendientes.   

Es el caso de la Policía Nacional dominicana como institución. Su accionar cotidiano desde los tiempos de Trujillo siguen atropellando, maltratando y asesinando a la ciudadanía dominicana en sus diferentes momentos y escenarios.   

El 12 de agosto del 2015 escribí un artículo que se titulaba, El Peaje Policial donde presentaba la situación que viven los jóvenes de los barrios con los “agentes del orden”, como siguen siendo azotados por estos individuos, cuya misión y función debe ser proteger, velar por la ciudadanía y hacen todo lo contrario.   

Establecía que son muchas las veces que estos jóvenes tienen que pagar un peaje para entrar a su barrio. Son muchos los ciudadanos y ciudadanas que son parados en medio de una calle, de una avenida cualquiera con un aparataje policial para revisar su vehículo y tienen que pagar un peaje para que lo dejen ir. Hablaba en dicho artículo, de los estudiantes universitarios que antes de la pandemia y los toques de queda tenían que trasladarse de noche a sus pueblos y en cualquier momento son interceptados como delincuentes, atemorizados hasta que le paguen el peaje.   

El 13 de enero del presente año 2021, escribí otro artículo titulado: La Policía Nacional y sus Históricos Atropellos, en el mismo vuelvo a recalcar la forma arbitraria y agresiva con la que trata a la ciudadanía en sentido general este cuerpo del “orden”. Quienes usan el uniforme con la fuerza que parece le concede la capa de Superman. Y en vez de cumplir su función principal de proteger al ciudadano, lo que hacen es atropellar al ciudadano cuando se le presenta la oportunidad.   

Igualmente, en ese artículo hacía referencia a los atropellos y maltratos que sufrió la ciudadanía con el protagonismo que se le dio a ese cuerpo de orden en los primeros tiempos de los toques de queda producto de los Estados de Excepción por la pandemia del Covid-19.   

En ambos artículos llamé la atención a que es mucho lo que se ha hablado de reformas y transformación del órgano policial. Es mucho lo que se ha propuesto en cuanto a un aumento salarial a estos agentes tratando de buscar soluciones a la situación de ese organismo. Todos estos planes se han quedado en letra muerta y promesas.   

Cuando hay una explosión de la crisis de seguridad, como nueva vez se ha visto con las muertes de los jóvenes Elisa Muñoz de 33 años y Joel Díaz de 37 años de edad, acribillados a tiros por agentes policiales, se busca como salida demagógica destituir a los jefes de la policía y como ahora que le han sumado la destitución de cientos de agentes de la fuerza del orden, más el nombramiento de una Comisión de honorables del país para ponerle orden al desorden de una institución podrida.   

Este cuerpo castrense ya está podrido, trabajar sobre algo que no sirve es pérdida de tiempo y es hurgar sobre la podredumbre sin querer oler su hedor.   

Para finalizar me sumo a lo expresado por Guillermo Moreno en su comentario del pasado martes por la emisora Super7FM: “ El presidente Luis Abinader está en el punto justo de hacer o un nuevo parche para que todo siga igual  o cambiar de raíz este cuerpo podrido, corrupto, arbitrario por una policía ciudadana respetuosa de los derechos y libertades, apegada a la Constitución que sea profesional, eficiente, eficaz en la lucha contra el delito como por décadas ha reclamado la ciudadanía dominicana”.    

La autora es abogada y docente universitaria.  

   


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba