Comentarios Recientes

0
Redacción

Redacción


Mensaje del Presidente


  • 23.07.2019 - 05:51 pm

El Presidente Medina, luego de un largo silencio sobre el problema de la reelección, con su discurso a la nación, tendió un manto tranquilizador sobre el agitado ambiente político nacional, donde dos fuerzas enfrentadas ocupan la atención pública: una promoviendo la reelección desde el Estado y sectores fácticos relacionados; y la otra promoviendo el sentimiento anti reeleccionista desde la oposición y desde el grupo del partido oficial adverso al Presidente.
   
Para ayer la expectativa previa era que el proyecto de reforma constitucional con fines reeleccionista se iba a presentar ante el Congreso. Sin embargo, en la víspera el Presidente despejó el panorama político, que ahora cambia, al declarar que: “Cuando llegue al término de mi segundo mandato y deje la Presidencia de la República, quiero salir a la calle a caminar como un ciudadano más y mirar a las personas a los ojos con la tranquilidad que dan el deber cumplido, la honestidad y la humildad”.
   
Esa referencia en su discurso ha sido interpretada como su renuncia a volver a repostularse, por lo que se cree que ha desistido de someter al Congreso el proyecto de reforma de la Constitución con fines reeleccionista, lo que le pone fin o al menos atenúa la crispación causada por los aprestos reeleccionistas y su rechazo por los frentes de oposición, tanto nacionales como internacionales.
   
En ese orden el mensaje presidencial distiende el clima tenso que se ha mantenido por largos meses, el cual, según algunos, viene afectando no solo la tranquilidad ciudadana, sino también al clima de negocios afectando el ritmo de las actividades económicas.
   
Aunque el mensaje del Presidente distiende la tensa situación política nacional, hay que entender que no todas las circunstancias que alimentan la intranquilidad están despejadas por el discurso. El discurso parece despejar la fórmula electoral al declinar el Presidente a su repostulación.
   
No obstante, falta por resolver sobre todo el conflicto interno del partido oficial, que el discurso ha dejado intacto y que como se ha dicho tiene que ver con la solución de las contradicciones internas que se han presentado en los dos frentes del PLD que conforman la nueva clase gobernante, creada en las dos gestiones de gobierno de Fernández y del propio Medina, aprovechando el control casi absoluto del Estado y que hoy la dialéctica de la historia la ha llevado al antagonismo irreconciliable.
   
Consecuentemente con la solución de esa realidad conflictiva, se deberá en el plano electoral definir en “las primarias” la fórmula electoral que permita superar el conflicto entre los dos frentes de clases oficialistas. Lo mismo, pero en menor medida, se deberá producir dentro del mayor partido de la oposición, donde se debaten al menos dos opciones electorales.
   
Asimismo habría que esperar, cuál será la determinación de los frentes oligárquicos tradicionales que en su visión de muy largo plazo y aprovechando el vacío generado por el conflicto dentro de la nueva clase gobernante, parecen acariciar una fórmula electoral que permita superar la presente coyuntura.  
   
Todas esas indefiniciones fundamentales son incógnitas que mantienen el clima de indefiniciones, de tensión y “nerviosismo”, hasta que esas incógnitas no sean claramente despejadas.

¡El discurso de Medina es un avance, pero esperemos el final!

Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba