Comentarios Recientes

0
Aquiles Olivo Morel

Aquiles Olivo Morel


Mentiras y verdades de las encuestas


  • 29.01.2020 - 12:00 am

A lo largo y ancho de la historia quienes ganaron las guerras siempre fueron capaces de maximmizar la tecnología de la época; en la edad del hierro las espadas bien forjadas; las armaduras y sus implementos adicionales ayudaban a los guerreros a enfrentar al enemigo con mayor nivel de confianza; los historiadores encontraron en sus estudios el elemento común de que quienes se imponían en los combates, por lo regular maximizaban la tecnología de su época. También notaron, el rol desempeñado por la capacidad organizativa para enfrentar la administración de los recursos en los prolongados conflictos; finalmente, se dieron cuenta de la necesidad de disponer de un sistema de información con suficiente fluidez como para conocer a cabalidad los movimientos de sus adversarios; los expertos (genios militares) no olvidaron considerar algunas reglas de las guerras, con las cuales las batallas tomarían un curso diferente.

En fin, concluyeron en que el ser social se enfrenta a todo tipos de retos y no solo al momento de los conflictos armados, sino en la misma vida cotidiana.

El hombre fue aprendiendo de sus mejores  prácticas; se aboco a documentar estas experiencias para posteriormente utilizarlas como doctrina; estos manuales enseñaron a lo largo del tiempo como deben tomarse la decisiones; un compendio de consejos para ir resolviendo en el día a día la cotidianidad. 

El Arte de la Guerra de Sun Tzu ha servido como manual de actuación de las mentes militares más brillantes: Inspiró a Napoleón, Maquiavelo, Mao Tse Tung y muchas más figuras históricas; sus consejos perduran en el tiempo de manera impecable; ignorar uno de ellos en la refriega pudiera tirar por tierra el futuro de la misma batalla. 

Pero la obra del general Sun Tzu no es únicamente un libro de práctica militar, sino un tratado que enseña la estrategia suprema de aplicar con sabiduría el conocimiento de la naturaleza humana en los momentos de confrontación.

Las campañas electorales son el mejor escenario para aplicar estos consejos, sobre todo, enfatizando el hecho de que en las guerras el manejo de la mentiras y las verdades no encuentran las barreras éticas y morales para detenerlas, tal como se evidencia en la construcción de la percepción, a fuerza de repetir incesantemente el concepto, o mejor dicho, lo que se quiere hacer creer al adversario.

Los días electorales empiezan a disminuir para las elecciones municipales y los números presentados desde palacio, con el amparo del PLD, como la organización política oficial demuestra mucha más agilidad que su par de la oposición. 

Las encuestas electorales demuestran la fortaleza política  de un PLD fuerte, posicionado con el 41% de los votos, faltando apenas unos pocos días para que los dominicanos acudan a las urnas. La expresión incesante del gobierno amparándose en el la organización y  no en el candidato produce suspicacia en una franja importante de quienes se encuentran en el debate.

En ningunos de los casos las verdades (decisión expresada en las encuestas por los dominicanos) de todos  estos estudios de mercados permite alcanzar el posicionamiento suficiente para pasar en la primera vuelta.  

Los techos de los candidatos (un límite expresado como barrera) no pueden establecerse,  a partir de estas evidencias; el mercado electoral aún se encuentra en un proceso de reacomodamiento; los esfuerzos realizados no se corresponden con los números expresados (insatisfacción temporal),  si se mira la gran cantidad de recursos involucrados. A diferencia del pasado (elecciones 2012 y 2016) los resultados electorales no pueden predecirse con facilidad y tampoco están presentes indicios numéricos para asegurar la victoria (43% de Luis Abinader), al menos si no se pacta una alianza entre el primero   y el tercero.

Resulta muy entendible como los debates van encaminados a hacer ver algunas mentiras,  como aquella de que las encuestas no pueden precisar el futuro, mucho menos empujar, como consecuencia de sus beneficios favorables el alineamiento de los electores, a quienes llevan la  delantera. 

Ahí analizan los escenarios de primera vuelta y segunda vuelta; el impacto de las últimas modificaciones internas en los partidos, como la salida de Leonel Fernández; las estrepitosas salidas de los viejos dirigentes del partido blanco (PRD) y, por supuesto, las respuestas estratégicas asumidas por el PLD,  como consecuencia de estos sacudimientos.

Las encuestas hurgan en los escenarios de acuerdo a las posibilidades electorales de quienes marcan algún tipo de posicionamiento: Luis Abinader frente a Gonzalo Castillo; Gonzalo frente a Leonel Fernández; y, por último, Luis Abinader frente a Leonel Fernández.  

Se trata de verdades a la vista: En todos los escenarios,  primera vuelta como de segunda vuelta la victoria de Luis Abinader resulta obvia, frente a sus dos rivales. Sin embargo, hoy esa verdad pudiera servir para reagrupar, revisar y relanzar a las figuras en desventajas con la finalidad de modificar este escenario en los meses restantes para el certamen electoral de mayo 2020.

Siempre se confirmó a lo largo de los procesos electorales de los últimos 20 años que la unidad del PLD unida al carisma organizativo, la comprensión de las fuerzas políticas opositoras y su firme vocación de poder le garantizan un desempeño favorable; una vez rota esta unidad se puede considerar como cierta la última verdad aparecida en la encuesta: “Salida de Leonel Provocaría derrota del PLD”.

En una reciente colaboración lo explique de una manera diferente pero con un fondo parecido: El reto de quienes se encuentran a la cabeza de la organización morada seria hacer ver que la salida de su presidente no fue tan importante como para sacudir a la organización y desalojarla del poder. Los líderes deberían dar una respuesta política más allá de las escaramuzas pasadas, donde prácticamente la organización y sus argumentos habían sucumbidos a los laberintos de la incomprensión. La reacción a este fortuito hecho no estuvo a la altura de lo que políticamente recomendaba la situación. 

Los números resultan asombrosos ¿Consideran los electores correcta la salida de Leonel del PLD? ¿Antes de la salida de Leonel como se visualizaba el PLD? ¿Tuvo alguna consecuencia para el PLD la salida de Leonel? Acaso ¿Puede considerarse su salida como la causa de que el candidato opositor se encuentre a la cabeza de las preferencias electorales? Finalmente ¿Los 20 años seguidos del PLD pesan menos que la propia convulsión de la división? 

Un 84.7% consideró sentirse simpatizante del PLD antes de dividirse; los encuestados también aprobaron con un promedio 66% la salida del Leonel del PLD; y respecto a las consecuencias, consideran que su renuncia influiría en una posible derrota electoral (67%) en las venideras elecciones presidenciales.

En cada caso, la variable Leonel Fernández resulta perturbadora, sobre todo, restando posibilidades a los simpatizantes del PLD, los cuales no logran un reacomodamiento a la realidad creada a partir de los sucesos de las primarias del 6 de octubre pasado; los cuestionarios aplicados en todo el país, se enfocan en obtener opiniones sinceras de los electores respecto a todas estas situaciones. Las mentiras deambulan en quienes a partir de estos resultados elucubran, tergiversan y modifican estos resultados; las mentiras y las verdades de las encuestas, en definitiva se sabrán con certeza el día electoral al momento en que no será posible alterar la decisión del pueblo dominicano. 

Mientras los cañonazos del gobierno se disparan para hacer ver su formidable desempeño en materia económica y realizaciones; mientras los esfuerzos se concentran en resaltar el crecimiento de la economía y su estabilidad; también, ahí los electores resultan demasiado drástico en sus evaluaciones considerando que la economía está muy mala (71.5%), algo perturbador si se mira el asombroso crecimiento de los últimos 20 años; peor aún, la gente piensa que el país  va por mal camino (73.2%), cuando fuera de aquí ven a la Republica Dominicana como un milagro en toda la región. Estas son las mentiras y las verdades de las encuestas. O no!


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba