Comentarios Recientes

0
Miuris (Nurys) Rivas

Miuris (Nurys) Rivas


Mi aplauso al arzobispo Ozoria


  • 13.04.2021 - 12:00 am

A  partir de eventos descubiertos alrededor del mundo que la dejan muy mal parada, la Iglesia católica, ha perdido no solo credibilidad, sino que el comportamiento de muchos sacerdotes ha contribuido a un desplome de la fe en esa entidad que otrora tuvo en sus manos el destino de feligreses ciegamente “atrapados” entre sus dogmas. 

Aunque no hay que medir a todos con la misma vara, no es menos cierto que la fama de la iglesia, ha decaído hasta en aquellos países reconocidos por su acendrada fe en los curas y en la Iglesia católica.

A pesar de todo ello, igual que cuando revelamos conductas indebidas y acciones ignominiosas tanto para la institución como para quienes las sufren, debemos honrar cuando alguien dentro de la iglesia, denuncia males padecidos por los más desposeídos.

En ese contexto exaltamos las palabras del arzobispo metropolitano de Santo Domingo  en su pronunciamiento del Domingo de Resurrección.

Admito mi sorpresa al enterarme porque no es lo habitual, ello me obliga a proclamar respeto y admiración por monseñor Francisco Ozoria y considerando estas palabras como un grito por los desamparados, me permito transcribir parte de ellas brindando una segunda oportunidad a quienes no pudieron leer o escuchar tan valiosa proclama.

O en su defecto, como es casi seguro que nadie acatará lo dicho por el prelado, guardarlas como un valioso intento de verdadero cambio.

“Creer en el resucitado es acercarnos con esperanza a tantas personas sin salud, tantos enfermos crónicos, discapacitados y personas hundidas en la depresión cansadas de oír promesas de cambios”.

“Creer en el Resucitado es rebelarnos con B larga, no con V corta, ante tantas personas que solo han conocido en esta vida miseria, humillación y sufrimiento,  y creer que esas personas no pueden quedar olvidadas para siempre para siempre”.

“Creer en el Resucitado es una rebelión, no una revelación; nos levantamos en protesta para creer eso que tantas personas vivan humillados, sufriendo, y tantas personas estén olvidadas en la  miseria.  Tenemos que rebelarnos en contra de eso”.

“Creer en el resucitado no es resignarnos a que Dios sea para siempre un Dios oculto del que no podemos conocer su mirada, su ternura y sus abrazos. Un día conocerán lo que es vivir con paz y salud total, escucharán las palabras del Padre cumpliendo su promesas: Entra para siempre en el gozo de tu señor”.

Sin desperdicio, nos inclinamos reverentes ante estas verdades categóricas que antes no habían sido ni siquiera sugeridas por sacerdote alguno.

Monseñor Ozoria reciba mi enhorabuena, usted ha hecho historia.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba