Comentarios Recientes

0
Juan Núñez Collado

Juan Núñez Collado


Necesitamos propuestas que garanticen la institucionalidad


  • 27.09.2019 - 05:25 pm

Cuando hablamos de institucionalidad nos referimos al debido respeto de la Constitución y las leyes.

En la Constitución y las leyes se concentran los principios y las normas para una vida en sociedad basada en la civilización  y no en la barbarie o ley de la selva, que concentra el poder en pocas manos, no para servir, sino más bien, para subyugar y someter a todo el que disienta de los que ostentan el poder al margen de la legitimidad.

¿Qué es la legitimidad?

Es el conjunto de todas las acciones encaminadas a la búsqueda del bien común de las mayorías, dejando a un lado los asuntos personales y los resentimientos que llevan al odio y a la división fratricida, que tanto daño ha hecho a la sociedad dominicana desde el primer Presidente hasta hoy.
   
En pocos días tendremos elecciones primarias abiertas y cerradas.
   
Todos los contendores deben entender que unos ganarán y otros perderán.

El juego democrático es así.
   
Lo importante es que las elecciones sean equitativas y transparentes de tal forma que expresen la verdadera voluntad de los electores, sin ningún tipo de manipulación parcializada, porque una acción de esta naturaleza viciaría todo el proceso. La Junta Central Electoral tiene el gran reto de ser garante de imparcialidad.
   
Es oportuno recordar al pueblo dominicano en general, pero en especial a los que se auto-proclaman discípulos del siempre bien recordado por su apego a los valores éticos y morales al ejercer la política, el profesor Juan Bosch, que dentro del gran legado de enseñanzas, dejó como un testamento en el último documento que escribió antes de abandonar el Palacio Nacional, aquel funesto 25 de septiembre del año 1965, en que su primer ensayo democrático fue frustrado por un grupo de militares vinculados al oscurantismo de la sociedad civil y religiosa de esos días.
   
En ese documento señaló que la tolerancia es una especie de pre-requisito para la vida en democracia.

La política partidista divide y apasiona.

Hay que hacer un esfuerzo de racionalidad para controlar las emociones que revelan más el fanatismo que el uso de la razón.
   
La razón nos dice que si respetamos la Constitución y las leyes todos saldremos gananciosos.
  
 Pero sobre todo estaremos echando las bases para un desarrollo sostenible en el tiempo, que abra nuevos horizontes a nuestros jóvenes, que representan un 40% de nuestra población.
  
 ¡Seguiremos clamando por propuestas que se orienten a garantizar la institucionalidad como la base del desarrollo versus el personalismo que tanto daño ha hecho al pueblo dominicano!
   
Este pueblo tiene ahora la oportunidad de orientar su voto por un cambio de paradigma que nos garantice la vida en sociedad de forma civilizada y solidaria, basada en el respeto a la Constitución y las leyes.




Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba