Comentarios Recientes

0
Luis García Dubus

Luis García Dubus


Necesitar algo más


  • 07.03.2020 - 12:00 am

Sólo por el hecho de que esté usted en este momento leyendo esto, hay algo que yo sé acerca de usted. Es algo importante, valioso. 

Es como una intuición de que “todo”, no es suficiente...

Podría llamarse “El don de necesitar más”. 

Quien tiene este don, está creciendo. Y porque usted no es autosuficiente, ni conformista, y en cambio tiene el don de intuir que lo que todo este mundo ofrece no es suficiente para hacerlo feliz, es que busca en “Dos Minutos”, la buena noticia que trae el evangelio de cada domingo. 

Es precisamente para personas como nosotros que se escribió el “Evangelio”, es decir, la “buena noticia”. Porque esta buena noticia sólo puede recibirla quien está buscándola, quien la necesita, quien tiene el don de necesitar más. 

Hoy el evangelio, tiene una magnífica noticia para usted y para mí. Aparece la ocasión en que el cuerpo del Señor se transfiguró en un cuerpo glorioso, frente a Pedro, Santiago y Juan. 

Este evangelio confirma nuestra fe en Jesús. Él era Dios hecho hombre para que pudiéramos verlo, ahora transparenta a Dios para que también lo podamos ver. Ya no hay dudas: JESÚS ES DIOS... podemos confiar en Él.  

Él, siendo “el mayor de una multitud de hermanos” (Romanos 8,30) está anunciando y garantizando algo que nos va a pasar a usted y a mí: que nuestro propio cuerpo será transformado, al igual que lo fue el suyo cuando resucitó. 

Esto es algo que sólo se puede comprender si permitimos que la gracia de la fe abra e ilumine nuestros ojos espirituales. Ni los ojos corporales, ni los ojos racionales pueden tener acceso alguno a esta verdad. Es algo absolutamente vedado para ellos. 

Es la buena noticia de hoy. Alegrémonos. Nuestra necesidad actual de “algo más” está significando y pronosticando un futuro de felicidad total. 

Este sí que es un futuro que puede dar sentido  a nuestro presente

LA PREGUNTA DE HOY

¿Creen los cristianos en la reencarnación?

 Los que seguimos a Jesucristo creemos en algo mucho mejor, creemos que vamos a “volver” nosotros mismos: creemos en la RESURRECCIÓN. Nuestra fe se basa en la resurrección de Él, y nuestra esperanza está cimentada en la seguridad de que el mismo Espíritu que resucitó su cuerpo, también resucitará el nuestro.  Y “ya no habrá dolor, ni llanto, ni luto”. 

 “Entonces se cumplirá lo que está escrito: se aniquiló la muerte para siempre” (1Corintios 15,55)

 Nuestro mismo cuerpo, débil hoy, será fuerte, y no estará sometido ya a la enfermedad ni a la muerte. 

   (Corintios 15,42 en adelante) (1 de Pedro 1,3-5)

   Pensando en todo esto, demos gracias a Dios por enviarnos a Jesucristo, y por regalarnos EL GRAN DON DE LA FE. 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba