Comentarios Recientes

0
Profesor Gustavo Morel.

Profesor Gustavo Morel.


Orwelliano, 1984 y Covid-19


  • 03.07.2020 - 08:02 pm

Al referirnos al término orwelliano hacemos alusión al apellido del escritor británico George Orwell (1903-1950), a todo lo relacionado con él y a su obra. Con su gran manejo de la literatura distópica o antiutópica nos legó obras tan trascendentes como La Rebelión de la Granja y 1984.

La distopía imagina un futuro carente de privacidad y libertades, en la que una élite poderosa esclaviza a la humanidad por medio de la ciencia, la tecnología y las más variadas formas de sugestión mental.

La trama de esta novela, “1984”, ocurre en Oceanía, un país imaginario dominado por un gobierno totalitario que mantiene en constante vigilancia a sus ciudadanos donde se insiste en espiar hasta el pensamiento de los gobernados. Para ello, dicho gobierno cuenta con cuatro ministerios:

Del amor: administra los castigos, torturas, inculcando amor por el Gran Hermano y la ideología del Partido. De la Paz: se encarga de la guerra y se enfoca en que esta sea permanente; si hay guerra en otros países, el país esta en paz consigo mismo. “Hay más paz cuando el odio se enfoca hacia afuera”. De la abundancia: se encarga de la economía planificada para garantizar que la población viva al borde de la subsistencia mediante un duro racionamiento. De la Verdad: se encarga de manipular o destruir los documentos históricos para conseguir que las evidencias del pasado coincidan con la versión oficial de la historia, mantenida por el Estado. Toda una contradicción desde el punto de vista semántico.

Oceanía está gobernado por el Gran Hermano (Big Brother). Su existencia es enigmática, pues nunca llega a aparecer en persona ni a decirse su nombre real, tratándose simplemente de una invención por parte del Partido para ser utilizada como divulgación e infundir miedo y respeto en la población. 

Para crear este y otros personajes de la novela, Orwell se inspiró en líderes totalitarios caracterizados por infundir una política de miedo y de extremada reverencia hacia sus personas. Hace especial memoria a gobernantes del comunismo y del fascismo tales como Stalin o Hitler, siendo el último quien tiene más similitudes con el personaje.

1984 fue escrita entre 1946 1947, sobre el horror y las ruinas de la Gran Guerra. Desde ese escenario, y conociendo los fines perseguidos por las potencias enfrentadas, pudo vislumbrar el derrotero que seguiría la sociedad humana en un futuro relativamente cercano. El desarrollo de la ciencia y la tecnología al servicio de la comunicación, la economía, la política y el espacio, le ha permitido a una élite superpoderosa tener un control absoluto sobre las masas. 

Anterior a este Superventas o Best Seller, otros autores como Yevgueni Zamiatin y Aldous Huxley habían escrito las novelas Nosotros y Un Mundo Feliz, respectivamente. El tópico de ambas obras es que existen personas e instituciones abocadas a vigilar y a reprimir las masas, a desarrollar tecnologías que permitan el control total de los individuos por medio de las más variadas fórmulas. Es decir, el pueblo baila el ritmo que a “ellos” les plazca.

¿Se anticiparon todos estos pensadores a la Era Digital, a la Internet y al Mundo Cuántico?

¡Alguien nos vigila! Sí. Están en todas partes: en los satélites, en los semáforos, en las redes sociales (Ciberseguridad), en los aeropuertos, con cámaras de reconocimiento facial, por las huellas dactilares, drones de diversos tamaños, invaden la poca privacidad que nos queda detrás de “los terroristas”, hurgan en las cuentas bancarias, en los correos electrónicos, reconocen nuestra forma de caminar, (por si te hace el cojo), espían tu móvil, entre otros. En la jerga digital podemos llamarlos: insectos en la web, scanning o parásitos en la web, sniffing o cotilleo cibernético, cookies, software de espionaje, y muchos más.

El 2020 había sido profetizado como un año que venía cargado de malos augurios. Desde Nostradamus hasta Netflix se pintaba un cuadro aterrador. Pero, profetizado o no, biológicamente natural o creado de forma artificial, lo cierto es que el Covid-19 nació en algún punto del planeta (Wuhan, China, hasta ahora) y se ha diseminado raudo por todo el globo en calidad de pandemia.

Algunos de los países tecnológicamente más avanzados como China, Corea del Sur, Israel, Rusia, Singapur, Irán, entre otros, están creando una serie de software de control y vigilancia como nunca se había visto. Tanto es así, que organismos que velan por los derechos humanos expresan gran preocupación, ya que cuentan con la experiencia de los sucesos del 9/11 en que EE.UU. extremó la vigilancia, rastreo y espionaje de su país y del mundo y que a la fecha (Julio/2020) aún se mantienen. 

En fin, Zamiatin, Huxley, Orwell y otros que han podido “ver” hacia el futuro, de manera sutil nos alertan por medio de sus obras de que un gobierno mundial, capitalista y neoesclavista, está urdiendo y llevando a cabo secretos planes que atentan contra los principios democráticos más elementales de la raza humana.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba