Comentarios Recientes

0
Maricela Ortiz

Maricela Ortiz


Por qué te abates y te turbas. ¡Ánimo, ministros!


  • 24.11.2020 - 12:00 am

Lee conmigo todo lo que el Señor dice de ti, para que recuerdes quién eres en Cristo, y para que nunca olvides que el Señor es tu esperanza, porque a quien Él llama respalda; además, tengas presente lo que te ha sido dado en Cristo: “Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad. “Colosenses 2:9-10 “Porque de su plenitud tomamos todos, y gracia sobre gracia.” Juan 1:16 “Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.” 1 Corintios 2:16 “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo,” Efesios 1:1-3 ¡No es glorioso! 

“Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios.” 2 Corintios 1:3-4 Es momento de buscarnos, llamarnos y consolarnos unos a otros, de hacerle saber a otros ministros, sea o no mi mejor amigo, que estoy aquí para apoyarlo, en oración, con la Palabra, y cómo no sustentarlo en todo el sentido de la Palabra cuando lo amerite. Si es uno de los que están fortalecidos en Cristo, comparta una Palabra de manera virtual a esa casa de fe, de ese ministro que lo necesita. Procure la dirección del Espíritu Santo.   

“Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.” 1 Corintios 15:58 El Señor conoce tu levantarte y tu acostarte; Él tiene tus lágrimas en Su redoma. “¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti.” Jeremías 49:15 

Amado ministro, el Señor te habita, gózate; mira en tu interior. El salmista en medio de una fuerte tribulación, recordó las veces que Dios le había dado la victoria, y pensó que ésta no sería la excepción, porque nuestro Dios siempre lo hace una y otra vez. Por eso se levantó y evocó: “Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de Jehová, Que hizo los cielos y la tierra. No dará tu pie al resbaladero, Ni se dormirá el que te guarda.” Salmo 121:1-3 

Por tanto, “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.” Juan 16:33 Que no se te olvide esto. 

En este sentido, hijo mío, te dice el Señor, “Esforzaos todos vosotros los que esperáis en Jehová, Y tome aliento vuestro corazón.” Salmo 31:24 ¡Sí, aliéntese tú alma! 

No es tiempo de desmayar ni rendirte, sino de “Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos.” 1 Corintios 16:13 Por tanto, te dice el Señor: “Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces" Jeremías 33:3 Tienes que estar de pie mi hermano de milicia, porque, lo que estamos viviendo no es más que, la antesala del día del Señor; pero nada se comparará con la gloria venidera. El Señor te eligió, te apartó y te predestinó para que le sirva. ¡Oye, levántate! ¡Hey! el Señor te capacitó, para toda buena obra. No es tiempo de rendirse, sino de resistir, y enfocarse en el propósito eterno. Largo camino te espera. No vea tu circunstancia, mira al que te llamó. ¡Oye! ministro de Cristo, el Señor confía en ti, ¡sí!    

¡Qué hermoso es el Señor, que tanto te ama! Nunca pienses que estas solo/a en este proceso. Hoy el Señor te dice estas palabras, a ti, como parte del Israel espiritual: “Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú. Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti. Porque yo Jehová, Dios tuyo, el Santo de Israel, soy tu Salvador; a Egipto he dado por tu rescate, a Etiopía y a Seba por ti. Porque a mis ojos fuiste de gran estima, fuiste honorable, y yo te amé; daré, pues, hombres por ti, y naciones por tu vida.” Isaías 43:1-4 

Escucha, tú y tu casa, y la obra del Señor que ha puesto en tus manos, estarán bien, en primer lugar, porque es Su obra, y el cumplimiento de Su propósito está por encima de cualquier circunstancia, y lo mejor de todo es que ya Él venció y nos ha dado la victoria; y lo segundo es que, Dios es tu Padre, que con amor eterno te has amado, y por supuesto, tiene el control de aquellas cosas que cree no tienen salida. “Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.” 2 Corintios 4:17-18 

“¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? Romanos 8:31 

“¿No se venden cinco pajarillos por dos cuartos? Con todo, ni uno de ellos está olvidado delante de Dios. Pues aun los cabellos de vuestra cabeza están todos contados. No temáis, pues; más valéis vosotros que muchos pajarillos.” Lucas 12:6-7 

Ministro de Cristo, es tiempo de saber que tu Dios es el mismo que abrió el mar rojo, hizo brotar agua de la peña, abrió camino en el desierto, hizo llover maná del cielo, y en estos tiempos de la gracia ¿no hará cosas mayores? Por tanto, ¡ánimo mi amado, ánimo mi amada de Cristo! Suelta el pesar, las quejas, y levántate y resplandece, porque sobre ti reposa la luz de Cristo. ¿Sabes por qué tienes que levantarte? Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria.” Isaías 62:2 El camino nos cansa, es cierto, “pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.” Isaías 40:31 

Es nuestro deber obedecer a Dios ante que a los hombres. El amor debe reinar en el cuerpo de Cristo; y dicho sea de paso no puede estar dividido. Apartemos las indiferencias y busquemos compartir de lo que el Señor ha impartido en nuestras vidas, donde podamos ser útil a otros ministros, con una palabra de aliento, un estoy contigo, en fin, es solo dejarnos sentir con el amor que nos caracteriza. Así como dice la Palabra: “Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis.” 1 Tesalonicenses 5:11 

Somos la familia de Dios, Sus hijos, y no hay distancia que no separe, por tanto, amados ministros todos de Cristo, pido al Señor para que ustedes sean llenos del conocimiento de la voluntad de Dios para que anden en toda sabiduría e inteligencia espiritual; oro, para el Señor fortalezca su hombre interior y puedan resurgir con más fuerza y poder en Cristo Jesús; oro, para que el Señor ponga en sus bocas la Palabra que Él sabe que Su iglesia necesita para estos tiempos; oro, para que se abran puertas para el evangelio de Cristo; oro para que la circunstancia no sea obstáculos para ustedes, sino, que las vean como oportunidades para ver lo que el Señor quiere hacer en Su Kairós. Oro, “para que sean consolados sus corazones, unidos en amor, hasta alcanzar todas las riquezas de pleno entendimiento, a fin de conocer el misterio de Dios el Padre, y de Cristo, en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento. Y esto lo digo para que nadie os engañe con palabras persuasivas.” Colosenses 2:2-4 

Usted no está solo/a, por tanto, no temas, porque esta es la confianza que tenemos, que: “El que habita al abrigo del Altísimo. Morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en quien confiaré. Él te librará del lazo del cazador, De la peste destructora. Con sus plumas te cubrirá, Y debajo de sus alas estarás seguro; Escudo y adarga es su verdad.” Salmos 91:1-4 

“No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.” Isaías 41:10 ¡Hey! Recuerda que todo lo puedes en Cristo quien te fortalece; eres más que vencedor. 

“Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros, que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos;” 2 Corintios 4:7-9 Escucha esto: ¡Tù tienes la mente de Cristo” 

“Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro” Romanos 8:37 ¡Wao, wao, wao! ¡Cuánto te ama el Señor! ¡Gózate, y alégrate mi amado! 

Por tanto, “Aunque la higuera no florezca, Ni en las vides haya frutos, Aunque falte el producto del olivo, Y los labrados no den mantenimiento, Y las ovejas sean quitadas de la majada, Y no haya vacas en los corrales; Con todo, yo me alegraré en Jehová, Y me gozaré en el Dios de mi salvación.” Habacuc 3:17-18 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba