Comentarios Recientes

0
Ramón E. Durán

Ramón E. Durán


Problema del tránsito vial en el país


  • 09.08.2019 - 11:59 am

Generalmente cuando estamos conduciendo un vehículo   por las calles de las poblaciones con    mayor concentración de habitantes del país, como por ejemplo la ciudad Capital  y  Santiago, siempre  nos encontramos con  entaponamientos que nos no permiten avanzar y llegar a  nuestro destino  en el tiempo programado.
 
SI nos     preguntamos  cuál es  la  razón para que se produzca  esa situación la  repuesta no se hace esperar, el descuido de los gobiernos municipales y centrales que no están trabajando para el  presente y el futuro   de los pueblos  con el objetivo de hacer    más eficientes los servicios públicos, porque el crecimiento de una nación  es indetenible, y va unido al crecimiento de las necesidades  y   exigencias    de sus ciudadanos.
   
Cuando  Juan Bosch llegó al poder en febrero de 1963 una de sus prioridades era la construcción de la Presa Hidroeléctrica de Taveras  y muchos  creíamos  que ese proyecto era   innecesario en esa  época.

Luego entendimos que Bosch tenía razón porque él  pensaba en lo que sería una necesidad para los dominicanos, principalmente para los que habitamos la región del cibao 50 o 60 años después. El problema  vial de la Capital y Santiago es porque  los gobernantes que hemos tenido no han llevado  a la práctica proyectos  con una visión para el futuro, como se  actúa  en  los    países  desarrollados.
   
El caos que estamos padeciendo  hoy  en este país   con el congestionamiento vehicular se debe a que     en la época  en  que se construyeron las principales  calles, avenidas y carreteras, la mayoría estrechas,  no pensaron en   el crecimiento de la población cien o doscientos años después, porque  para ese entonces  esas vías fueron construidas para  el tránsito de carretas, coches y animales de carga   ya que   éramos muy pocos habitantes.

Todavía en estos tiempos   se acostumbra que   cuando  hay   la necesidad de construir una obra, la misma es diseñada pensando en 10 o 20 años, quizás para que le resulte más económica al estado y no tener que  gastar mucho dinero, y precisamente por esa   ineptitud de nuestros gobernantes ahora la estamos pagando con todos los problemas e inconvenientes  que esto genera.
   
Los que hemos viajado  a los Estados Unidos nos sorprende la manera de   cómo fueron construidas sus calles, avenidas y autopistas,  en una época en que esa era una  nación pobre, que  ni siquiera soñaba convertirse en potencia, a eso le   llama construir con  una   visión desarrollista y  para el futuro.
   
Actualmente resulta una pesadilla conducir  un vehículo a cualquier hora del día, salvo que no sea feriado, sobre todo   en los    pueblos donde existe una gran concentración de habitantes. Algunos dirigentes de los diferentes sindicatos de choferes que tenemos se han manifestado  aportando posibles soluciones al problema, pero ninguno de ellos  han señalado que la principal causa del congestionamiento vial lo provocan los miles de carros del concho  pertenecientes a los sindicatos que ellos  dirigen y que la verdadera solución al problema es colectivizar el transporte a mediano o largo plazo.
   
Según datos en  Santiago existen más  de cinco mil carros del transporte público, muchos de  ellos chatarras  hasta  con 30 y 40 años de existencia contaminando el medio ambiente, además de los  taxis, y aunque   no sabemos cuántos carros del transporte público circulan en la ciudad capital,  estamos seguros de  que la cifra quintuplica la cantidad que tenemos en Santiago.
   
De acuerdo al sindicalista Gervasio de la Rosa, en la época del gobierno de Joaquín Balaguer se aprobó un aumento de dos pesos adicionales al precio del  galón  de   gasolina para utilizar  un peso con cincuenta centavos en el acondicionamiento de las calles, avenidas,  carreteras y las  autopistas del país,  y cincuenta centavos  con el objetivos de cambiar los vehículos   chatarras, pero   según Gervasio    de esto último en la actualidad hay acumulada la suma de  más de 11 mil millones de pesos, cantidad   que  nosotros  consideramos debiera ser el primer aporte para implementar el sistema del  transporte colectivo.
   
Sin dudas  la solución al problema vial  es   sustituir   ese transporte obsoleto llamado concho por   minibuses de 25 pasajeros, por encima de la protesta de los dirigentes chóferiles, los cuales muchos de ellos han utilizado ese vital servicio público  para hacerse millonarios en su condición de supuesto dirigentes dizque para defender los intereses de sus afiliados, por lo que de llevarse a la practica la colectivización esos   minibuses deben ser facilitados  a   los verdaderos  choferes  a través de cooperativas,  con la supervisión del estado, porque  para solucionar   el  problema   hace falta voluntad política que vaya acompañada del deseo de luchar por el bienestar de la colectividad nacional.  

Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba