Comentarios Recientes

0
José Jordi Veras R.

José Jordi Veras R.


Que sociedad esperamos


  • 27.10.2020 - 12:00 am

Podemos pensar que todo cuanto ha estado ocurriendo en los últimos diez a quince años es algo casual o es algo para no preocuparnos, pero sin embargo, resulta que como un cuerpo humano, si lo fuésemos a comparar con la sociedad dominicana, pudiésemos decir que hace rato que está hablando y mucho.  Porque los hechos de los cuales estamos siendo testigos a diario, y que nos ponen a pensar en qué manera estamos caminando, que se refleja de una forma o de otra, en el aspecto social, político, económico y hasta religioso.

La mayoría de nuestras instituciones son hoy cuestionadas en uno u otro hecho. No es solamente algo exclusivo de una en particular.  La degradación que hoy vivimos en lo que ha valores se refiere es sumamente seria.

Aquí existen personas que buscan equiparar al serio con el sinvergüenza y darle el mismo lugar, y aprovechan cualquier coyuntura para querer en el mismo saco al que ha sabido manejar su credibilidad y honestidad, en esta pocilga. 

Son muchos los fenómenos que se están haciendo presente en nuestra sociedad: el narcotráfico; la corrupción; criminalidad; violencia; delincuencia; en fin, que de una forma o de otra, conviven y son alimentadas por los mismos factores: desigualdad; pobreza; falta de conciencia; desempleo; falta de oportunidades; falta de consecuencias; y hacen de un buen cultivo para todo lo primero, son como la famosa máquina que produce delincuentes, ya sean grandes o pequeños, poderosos y no.

Estamos tan degradados que nadie confía en las declaraciones juradas que hicieron la mayoría de los que se fueron, así como de los que entraron. 

Se continúa un debate que data de años sobre los beneficios que reciben los legisladores por medio del barrilito y del cofrecito, y a pesar de que puede que haya uno que otro que tenga su consideración personal muy arraigada de ayuda social, se ha demostrado que en su gran mayoría, su uso es bastante cuestionable y sin control.  Pero a pesar de que sólo tres Senadores han renunciado al mismo, la distorsión ha seguido siendo justificada bajo todo amparo personal,  pero ilegal e ilegitimo. 

Con este tema de los legisladores, olvidan ellos que se trata del ejemplo que envían y el mensaje que se acoge. Vivimos en una sociedad en el que hace tiempo requiere de mejores guías de referencia y no de mujeres y hombres que sigan haciendo y llevando a cabo los mismos malos pasos.  

Es bueno que nos preguntemos: ¿Qué sociedad esperamos? Esto, porque creemos que mucho de lo que vemos, tiene que ver con el tipo de accionar que se realiza desde arriba y que de alguna manera incide en los que vemos desde abajo. 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba