Comentarios Recientes

0
Redacción

Redacción


Reto de los padres


  • 29.07.2019 - 03:55 pm

Ayer se celebró en República Dominicana el “Día del Padre”, fecha propicia para la reflexión en busca de adquirir conciencia del rol que deben jugar los progenitores, e identificar sus retos por la unidad de la familia y una adecuada orientación de los hijos.
   
Hoy día, justo cuando la sociedad sufre los efectos de descomposición social, desintegración del núcleo familiar, antivalores y la violencia intrafamiliar, los padres deben interpretar su papel para rescatar costumbres, tradiciones y valores que impregnen armonía, solidaridad, comprensión, confianza, amor e integridad en el seno de la familia.
   
Es preciso aunar esfuerzos  y voluntades con el propósito de garantizar un comportamiento ejemplar basado en prácticas honestas, porque solo de esa manera se erradicarán las inconductas que ocasionan confrontaciones que impactan de forma negativa en la sociedad y la familia.
   
Preocupa que niños, adolescentes y adultos jóvenes se sumerjan en refugios equivocados como las drogas, alcoholismo, pandillas y mafias para huir de los conflictos familiares y sociales que se expresan en todos los estamentos sociales.
   
Ante esa dramática realidad, los padres están llamados a emprender acciones eficaces en la búsqueda de contrarrestar los males que descarrilan a sus descendientes por senderos donde germinan el crimen organizado, la delincuencia, la violencia y la inmoralidad.
   
Cierto, hay muchos progenitores que cumplen con su misión como guía de la familia, a quienes hay que felicitar; sin embargo, otros son culpables de la inconducta de la población joven, por tanto, esos deben meditar y autoexaminarse para comprender  cuál es su tarea en aras de la unidad, honestidad y responsabilidad de la familia por la edificación de una mejor nación, porque es la célula matriz que traza los procedimientos y actitudes de la población.
   
Un ejercicio responsable de la paternidad es una bendición, en razón de que se predica con dignidad y se cumple con la sagrada encomienda de una buena crianza, factor clave por la salud familiar y de la sociedad.
   
Es justo festejar a quienes sacrifican su existencia por la educación, una vida decorosa y el bienestar de los demás, en vista de que encaran con responsabilidad su papel, a fin de conducir a sus vástagos por rutas correctas y apropiadas.
   
La figura del padre es vital en el hogar para asegurar conjuntamente con la madre fomentar  formación íntegra de los hijos, impregnar calidad de vida y sentimientos que despierten el amor verdadero, porque esa es la fórmula para unir a la familia en sanos valores.
   
Reconocer y exaltar a los padres ejemplares es saludable, puesto que estimula a quienes no se comportan bien a reorientar su conducta y superar debilidades que contribuyan con cambios positivos y tareas que distancien a la niñez y la juventud de los vicios, la corrupción y de compañías nocivas.
   
La humanidad tiene en la familia a la columna vertebral del equilibrio, la equidad e igualdad; corresponde a los padres velar por la preservación de esas virtudes, porque es esencial para la estabilidad emocional, social y económica, así como soporte para el crecimiento de la sociedad y el bien común.



Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba