Comentarios Recientes

0
Luis Alberto De León Alcántara

Luis Alberto De León Alcántara


Siempre será necesario algún sacrificio...


  • 30.01.2020 - 12:00 am

Heráclito, filósofo griego de la Antigüedad, decía: “Nadie puede bañarse dos veces en un mismo río”, queriendo decir con esto, que todo cambia, todo fluye, que nada en la vida se mantiene estático, que hay un constante dinamismo en todo el Cosmos. Por eso, cada segundo que transcurre es una nueva etapa, un nuevo comienzo y una nueva experiencia que transforma la existencia humana. De aquí que, las transformaciones frecuentes que se perciben a diario deben acogerse sin apegarse a ellas, ya que son pasajeras y superfluas; pues, de la misma manera como llegan, así mismo se van.

Las generaciones se suceden una a otras, un tiempo se acerca y otro se aleja, la moda invade el mercado y al aparecer un producto desconocido o de mejor calidad, es ignorado el anterior para tener un contacto más directo con este último. Las leyes, las normas sociales y los reglamentos de las instituciones se modifican.

Toman otro giro según el contexto y las exigencias presentes, buscando siempre en todo lo posible adecuarse a lo actual, a lo que las personas piden y persiguen, creando en algunas ocasiones realidades recargadas de preocupaciones artificiales, poco duraderas y llenas de confusiones humanas. Promoviendo de manera indirecta la propagación de un vacío existencial en el comportamiento de los seres humanos, difícil de llenar y fácil de quebrar.

Es muy palpable el cambio en demasía que se efectúa en el plano exterior; en los diversos campos donde se desarrolla la convivencia de las personas, pero en lo interior, en la parte más sagrada de todo ser racional, donde habita el corazón, donde están los sentimientos, donde se engendran y se producen los deseos positivos y negativos que definen la conducta de cada ciudadano, la situación es funesta y preocupante, porque la metamorfosis es lenta y muchas veces requiere de una gran fuerza de voluntad y de una firme decisión.

Cuesta mucho escuchar la voz interior que nos persigue a todos lados, que nos exige, que nos invade a cada momento, que está en todo nuestro ser. Esa conciencia divina que busca ser modificada y corregida del mismo modo como lo procuran las estructuras físicas, las relaciones económicas, políticas y sociales de los distintos países que componen el Planeta Tierra. 

Siempre será necesario algún sacrificio en nuestra vida, un cambio de mentalidad, una reestructuración moral, una revolución moral que inicie desde dentro y concluya afuera, que facilite el equilibrio emocional que necesita la existencia humana para obtener la felicidad verdadera, porque siempre hay cosas que se tendrán que dejar en el pasado, en la maleta del olvido, sepultado en la oscuridad de nuestra vida. Por tanto,  sé  valiente para iniciar de cero, para crear una vida templada y digna de vivirse.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba