Comentarios Recientes

0
Rafael Octavio Lantigua

Rafael Octavio Lantigua


Una actitud optimista y motivadora


  • 22.09.2020 - 12:00 am

Una aptitud amplia y difusa, te hace ser un gigante y te convierte con el tiempo en un ejemplarizante paradigma digno de emular. De ahí viene el desarrollo de las ideas y la realización de prometedores proyectos como la magia de triunfos y amplitud de abundancia que traen consigo la riqueza y desarrollo económico y la  estabilidad emocional. Traen también la independencia y el albedrio de ser evolutivo.

La técnica y clave del éxito es ser entregado, y atreverse a vencer el ímpetu del miedo , reconociendo que  el miedo es un disociador  del estado de ánimo creado , por ende es transitorio y lo vence el ímprobo tesón del espíritu de llegar donde otros emprendedores han escalado y han salido airosos. Luego, con ese triunfo se vuelven imperecederos con el tiempo. 

Si usted lo hace bien: cabalgue y haga historia.  Así se complace la fidelidad y la estima, cuidando la dignidad y la moral, siendo así “los perro de Sancho Panza” seguirán ladrando a un hoyo negro superfluo y vacío. Y tú, sin mirar hacia atrás ni a los lados, rumbo a la meta sigue con la satisfacción que solamente otorga el triunfo que se consigue con noches de sueños, sacrificio, hambre y dolor.  No hay mayor ni mejor riqueza que andar libre, con el albedrio y perfume del viento y el aliento de la naturaleza, sin estar salpicado del tóxico del oro corruptor y la opulencia. El mismo que te hará andar, curvo como el asno, y la pesada carga de la sociedad y la muerte, te descargarán y así te exonerará de la ambición de creerte un Dios y dueño único del Universo.

El más feliz es aquel que se conforma que otros no lo hacen con su legado de sacrificio, lágrima, y capacidad sin envidiar a nadie. Comparte con filantropías y entrega y amor. El más infeliz es aquel envidioso que sufre el triunfo ajeno, intrigante, no manifiesta simpatía  ni profesa sanidad emocional, siendo austero y con perfil de misántropo, sin producir ni motivar cariño.

Las cosas que nos rodean, que vemos y tocamos, con lo inexorable del discurrir no son más que sombras,- el venidero e infinito se cree dueño de la vida, creyendo que ésta es imperecedera- no se crea gran cosa, lo importante es la impronta otorgada  a los demás en este espacio-tiempo que vivimos.

Los equivocados deben saber manejar las ambiciones, como los yerros, y la envidia morbosa, debiendo tener empatía aunque no  tengan poder ni influencia y no deben soslayar ni  menospreciar sin conocimientos de causas, o por prejuicios.

El autor es poeta y escritor


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba