Comentarios Recientes

0
Maricela Ortiz

Maricela Ortiz


¡Urgente, una reforma!


  • 05.05.2020 - 02:24 pm

Ante el panorama mundial de la realidad actual, y los eventos que se ven venir ha de entenderse que los mismos marcarán la historia, debido a que todos los sistemas están siendo afectados y muchos colapsando, lo que está incidiendo fuertemente en los aspectos geoeconómicos y geopolíticos de la economía global. Sin embargo, nada de estos acontecimientos debe asombrar a los hijos de Dios que están cimentados en la Palabra y fundamentados en Cristo.      

Lo ideal sería que todos estemos en este nivel espiritual, pero no es la realidad, por tanto, de acuerdo a la voluntad del Padre de que nadie se pierda, se hace necesario que esta generación se levante con una actitud de arrepentimiento, donde anhele primero un cambio espiritual en su vida, y luego se empodere de la Palabra para conquistar aquellos que no tienen al Señor. Para esto es vital que nuestro entendimiento sea renovado de acuerdo a lo que está establecido en las Escrituras, y en este sentido, entender que hay que dejar de lado, los rudimentos y dogma de hombres, para que una vez, estando en Cristo seamos guiados por el Espíritu Santo a toda verdad.   Necesitamos aprovechar el tiempo, y ser puntuales con lo que Dios ha puesto en nuestras manos. ¡Es tiempo!     

No sabemos el día ni la hora, pero sí somos conscientes de que debemos estar preparados para la segunda venida de nuestro Señor Jesucristo y todo lo que encierra este acontecimiento. ¿Cuándo? No lo sabemos, pero hay que estar preparados y fundamentados en la Palabra; porque la iglesia de Cristo, y lo siguiente que voy a expresar lo digo con mucha responsabilidad, y es que, no toda la iglesia está preparada para ver venir los días que se aproximan. En este sentido, se requiere de equiparla e instruirla con base escritural y con el fundamento correcto; porque una vez instruida y puesta de acuerdo en el mismo Espíritu, podrá entrar en acción lo que cita Mateo 24:14:

“Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.” No es haber ido a muchas naciones, es que el Evangelio se halla predicado a todas las naciones, y que todo mundo sepa de Cristo y Su plan de salvación, porque los que no le reciban no tendrán justificación, ya que esa es Su justicia; y por eso nos encargó esta encomienda.

La labor de aquí en adelante es ardua, y no solo para los ministerios establecidos por Jesucristo, no, todos los que hemos creído en Cristo, es nuestro deber y responsabilidad predicar el Evangelio, a través de hacer uso de los dones y talentos en los que el Señor nos ha capacitado por gracia. Entendiendo esto, que la gracia viene de Dios y no de nosotros, por tanto, no vendamos lo que es del Señor. Eliminemos de nuestra lista los invitados y adoradores VIP. Es tiempo de desenmascarar a los falsos, y establecer lo verdadero.  

Si usted ha sido un buen discípulo, créalo que tendrá muchos sentados frente a usted con muchas características de usted. Jesucristo dijo que sus discípulos harían cosas mayores que Él. Esa es la actitud que hay que tener. Dejemos que cada quien haga su trabajo, no se lo impida. El cuerpo de Cristo funciona cuando los miembros cumplen sus asignaciones. Un buen líder se reproduce en otro. Cristo es la cabeza de la iglesia, por tanto, dará sabiduría a sus ministros para que todo el cuerpo armonice en Su orden. Un ejemplo, es ahora, podemos ver toda la creatividad que se han implementado desde los hogares para mantener vivo todos los servicios de las casas de fe; y hermanos que nunca se habían acercado están sirviendo de manera efectiva juntos con otros, porque es que todos podemos funcionar, el problema está que aún hay Superman dirigiendo en las diferentes áreas que se creen imprescindibles en sus puestos, y esto no está dejando crecer a otros. El protagonismo y el egoísmo es lo que nos está dejando sin líderes.   

“Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?” Lucas 18:8 Instruir la iglesia de Cristo es vital en estos tiempos, porque nuestra fe necesita ser afirmada para esperar a Cristo, y una vez fortalecida en Él y confirmada en Su Palabra, de este modo poder vencer los días que han de venir. La reforma requerida es con enfoque a hacer volver la iglesia de Cristo al fundamento de la Palabra, y enfocarla a que ponga sus ojos en Cristo, equiparla y darle a conocer todo lo que el Señor tiene reservado para Su iglesia. Es la Palabra que nos capacita para crecer en fe y tener una fe invencible.

Es urgente una Reforma en los contenidos con base a la Palabra, para seguir impartiendo las enseñanzas. Es imposible que continuemos hablando lo mismo; por tanto, como servidores de Cristo se necesita volver al fundamento, para traer liberación aquellos que han sido preso de falsas doctrinas y falsas enseñanzas, así que, como ministros competentes del Nuevo Pacto es tiempo de levantarnos y tomar la antorcha para ser luminares en estos tiempos de oscuridad. Pidamos al Señor que ilumine nuestro entendimiento, para poder guiar e iluminar a otros correctamente.   Es hora de entregar a Cristo Su sacrificio, la iglesia no es nuestra, es de Cristo. Por tanto, hagamos el trabajo para el cual fuimos llamados por el Señor.

Hemos visto una postergación de temas muy relevantes, temas importantísimos para la vida en Cristo, temas de la Biblia que nos capacitan para saber quiñes somos en Cristo; saber en qué y en Quién creer pese a cualquier circunstancia; cómo conducirnos de acuerdo a los tiempos proféticos; contenidos que tienen que ser bien enseñados desde la perspectiva bíblica, y de acuerdo a lo que la misma enseña. En este sentido muchos tendríamos que formatear y reconfigurar el disco duro de nuestra mente para poder instruir con el enfoque correcto; con temas tan fundamentales como son las profecías del tiempo del fin y todo lo que este evento desencadenará, y la venida de Cristo, la apostasía, el anticristo, … Enseñanzas que afianzarán la fe, la confianza en el Señor y la firmeza en Quien hemos creído.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba