Comentarios Recientes

0
Redacción

Redacción


Violencia contra la mujer


  • 30.03.2021 - 12:00 am

La violencia contra la mujer se ha recrudecido en los últimos meses a nivel nacional. Así lo pone de relieve la cadena de feminicidios que se ha intensificado en las últimas dos semanas, causando la muerte de más de una decena de mujeres. El fenómeno viene creciendo desde hace ya años y es poco lo que se ha hecho para reducir la magnitud del problema. 

En ese orden, los gobiernos han anunciado planes contra la violencia en general y en particular para detener la violencia de género. El plan gubernamental más reciente lo anunció el presidente Abinader, poniendo énfasis en atacar la violencia de género, pero sin que se detallen y se fundamenten las acciones a llevar a cabo. 

Metodológicamente un plan de ataque a la violencia de género debe arrancar con la formulación de un diagnóstico científico sobre las causales del fenómeno. Para ello es imprescindible la realización de los estudios multidisciplinarios mediante investigaciones integrales que sirvan de base para determinar las estrategias y programas, así como las líneas de acción institucionalizadas que ataquen las raíces del fenómeno de la violencia en nuestro país.

Un programa de investigación dirigido con esos propósitos ha de partir de la referencia de que la nación dominicana ha sido transformada en los últimos 60 años. Se dice que el país no es el mismo, que es otro país, en el cual se ha diversificado la economía y la dinámica del mercado laboral, incorporando a la mujer en un proceso de liberación, pero sin que se haya sincronizado ese cambio con la liberación del hombre respecto a la cultura “machista” que sigue siendo el patrón de conducta de los hombres. 

Esa asincronía en los roles del hombre y la mujer se agrava aún más, porque la transformación ha significado una descomposición de la estructura familiar y una mayor disfuncionalidad de la escuela, como agencias responsables de la formación de la personalidad social de los individuos, las cuales, por lo demás no se han ajustado al cambio en los roles de la mujer y  del hombre. 

Las fallas de la familia y de la escuela, se ahondan cada vez más, a medida que también se han debilitado las instituciones del control social externo, como la Justicia y la institución del orden público, las que resultan incapaces de administrar un régimen de consecuencias y castigo para los agresores de mujeres. 

Luego de formulado un diagnostico sobre la base de una matriz causal de la violencia, los planes de trabajo deben considerar: la adecuación del necesario marco jurídico que regule la relación conflictiva entre hombre y mujer, fortaleciendo las leyes que pena­licen los hechos de violencia que se den en las parejas; establecer complementariamente programas de asistencia psiquiátrica y psicológica para las parejas diagnosticadas en conflicto, de modo que puedan superar la situación, rea­decuándose o aceptando la separación pacífica. 

A nivel institucional se hace necesario el establecimiento de una agencia estatal profesionalizada que sea responsables de los programas por ejecutar, así como un departamento policial también especializado en conflictos de género, que sirva de apoyo represivo para tratar y prevenir la ocurrencia de los hechos de violencia contra la mujer.

¡Profundicemos, pues, la estrategia para prevenir e intervenir contra la violencia de género!


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba