Doña Dolores Lucrecia Sánchez es una humilde mujer campesina que lleva largos años establecida con su familia en esta comunidad, localizada en las estribaciones de la Cordillera Septentrional. Ella asegura, y así lo testifican documentos que tenemos a manos, que llegó al mundo el 18 de junio de 1951 en Palo Quemado, Rio Arriba, kilómetro 2 y ½ de la carretera Luperón, que enlaza a Puerto Plata y Santiago. Doña Dolores, diariamente, hace lo que una persona normal haría: trabajar, atender los oficios de la casa, cuidar a su familia y realizar tareas fuera del hogar como modo de subsistencia, entre otras actividades. UN TORMENTO Pero algo desde hace un tiempo le quita el sueño y le ha robado su paz interior: la c...

Un haitiano mató a un compatriota suyo, hecho que se  debió a viejas rencillas personales y que ocurrió  en el paraje Islabón, del distrito municipal Yásica, en la p...

Un importante y oportuno donativo, que ya se convierte en tradición cada inicio de año, ha llegado de nuevo al asilo de ancianos Santísima Trinidad, de esta ciudad, y Sor Dolores la directo...





Ir arriba