Estimado Nicanor: Enterado de que has pasado al redil de los Obispos Eméritos, justo es reconocer tu laborioso desempeño, no sólo en la Diócesis de Puerto Plata, sino también en prestigiosa Diócesis de la Altagracia. Tus iniciativas en ambas demarcaciones están dando frutos permanentes; me refiero a los seminarios y a la Universidad, cuyas obras dejarán tu impronta imborrable. Estas obras, deben hacerte inmensamente feliz, porque los que se cultivaban en ellas de lo agradecerán eternamente. En tu Ministerio sacerdotal ocupaste con brillantez, desde la más humilde hasta la más elevada, gracia a tu libérrima e impertérrita Fe buscando la luz de la mañana con la luz de la fe de hoy, hasta logra...

La profesora, empresaria y cuenta cuentos María Teresa Pérez fue elegida ganadora del Concurso Premios Latinoamérica Verde entre los 500 mejores proyectos de Latinoamérica con su pro...

Testigo es aquel que ha presenciado un hecho o lo ha escuchado personalmente, y puedo dar fe que Piro fue un verdadero testigo de Jesucristo de los que pueden hablar con propiedad. Los que le conocieron como siervo de Cristo como lo hiciera el apóstol Pablo con los Evangelios de Jesús...



Ir arriba