Comentarios Recientes

0
Servio Cepeda Baré

Interlíneas

Servio Cepeda Baré | serviocepeda@yahoo.com

Interlíneas edición 10 de noviembre 2020


  • Servio Cepeda Baré | 09-11-2020

¡Buenos días amigos!... “Existe gran cantidad de cuentos diferentes en las distintas culturas y sociedades, los cuales nos transmiten y dejan ver los diversos valores, costumbres y creencias que se valoran en cada una de ellas”. A propósito, del inicio de clases y los niños en casa, les present a continuación uno de los cuentos más bonito, con una inspiradora historia que encierra un importante mensaje.

Los Tres Cerditos. “Érase una vez, había tres cerditos hermanos que vivían felices en las profundidades del bosque, pero que un día descubrieron que había un lobo en los alrededores. Es por ello que decidieron construirse cada uno una casa que les pudiera servir de refugio.

Cada uno de ellos, con un carácter muy diferente entre sí, se hizo una casa con distintos materiales. El primero de ellos y más perezoso se hizo una casita de paja, que terminó rápidamente. El segundo cerdito buscó un material más fuerte pero que también pudiera utilizar para construir rápidamente, empleando la madera para la construcción de su casa. El tercer cerdito, el más trabajador, llegó a la conclusión que lo más seguro era construir una casa de ladrillos, a pesar de que le costaría mucho más terminarla.

Una vez los tres hubieron concluido, los tres festejaron y cantaron , entre ellas canciones como “¿Quién teme al lobo feroz, al lobo, al lobo?”. Oyendo dichos cánticos, el lobo se acercó y vió a los cerditos, decidiendo comérselos. Se abalanzó sobre ellos, lo que hizo que los tres se refugiaran en sus casas. Sin embargo, el lobo no se rindió. 

Acudió en primer lugar a la casa de paja, gritando al cerdito que la habitaba que abriera o soplaría y soplaría hasta la casa derribar. Dado que el cerdo no abrió, el lobo empezó a soplar, derribando fácilmente la casa. El cerdito corrió a refugiarse a la casa de su hermano, el que la había de madera. En esta ocasión también les gritó “¡Soplaré y soplaré y esta casa derribaré!”.

El lobo empezó a soplar con gran fuerza, y pese a necesitar de mucha más fuerza finalmente logró derribar la casa de madera. Los dos cerditos acudieron a la casa del hermano más trabajador, resguardándose en ella. 

Allí el lobo demandó que le abrieran, o de lo contrario “¡Soplaré y soplaré y esta casa derribaré!”. El lobo sopló y sopló con todas sus fuerzas, pero la tercera casa era la de ladrillo, muy resistente, y no cedió. Resuelto a acabar con los cerditos, el lobo vio que esta casa tenía una chimenea, e intentó colarse a través de ella.

Sin embargo, los cerditos habían encendido el fuego, quemándose el lobo y aullando este de dolor. El malvado lobo huyó de nuevo al bosque para nunca regresar. En cuanto a los cerditos, los dos hermanos más perezosos agradecieron al tercero su trabajo y esfuerzo, aprendiendo una importante lección y creándose posteriormente cada uno una casa de ladrillo”.

Otro de los cuentos más clásicos y conocidos, los tres cerditos nos enseña valores como el trabajo duro y su importancia para medrar en la vida, indicando que será el núcleo de nuestro trabajo y esfuerzo lo que nos permitirá sobrevivir y desarrollarnos”…

“A diferencia del resto de animales, el homo sapiens es capaz de modificar la naturaleza con una actividad libre y consciente. El trabajo no solo es aquél lugar en el que pasamos un tercio de nuestro día a día, sino que cuenta con valores propios que el hombre adquiere cuando desempeña una labor. Además, el ser humano consigue gracias a él sentirse integrado en la sociedad, mejorar su autoestima y proyectar una imagen positiva de sí mismo ante los demás”…. Dios los bendiga en cada amanecer.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba