Comentarios Recientes

0
Servio Cepeda Baré

Interlíneas

Servio Cepeda Baré | serviocepeda@yahoo.com

Interlíneas edición 28 de septiembre 2020


  • Servio Cepeda Baré | 28-09-2020

¡Buenos días amigos!... Interesante historia para compartirla en familia. “Habitaba en un pueblito, un amable y humilde anciano que vendía los huevos que ponían sus gallinas. Para eso, cada día iba a la ciudad. Un día, se le acercó una mujer muy bien vestida y le preguntó:

¿A cuánto estás vendiendo los huevos?

El viejo vendedor respondió:

- a $1.00 el huevo, Señora.

Ella le dijo:

- tomaré 6 huevos por $5.00 o me iré.

El anciano vendedor respondió: "Esta bien señora, llévelos al precio que usted quiera". Puede ser, que este sea un buen comienzo, porque hoy no he podido vender ni un solo huevo.

Ella tomó los huevos y se fue sintiendo que había ganado. Se subió a su automóvil y se fue a un elegante restaurante con una amiga.

Ahí, ella y su amiga, ordenaron de la carta, lo que mas les gustaba. Comieron un poco y dejaron mucho de lo que ordenaron. Luego ella fue a pagar la cuenta. La comida le costó $900.00. Ella pagó $1,000,00 y le pidió al dueño del restaurante que se quedara con el cambio.

Este incidente podría haber parecido bastante normal para el propietario pero, muy doloroso para el pobre y anciano vendedor de huevos.

La cuestión es: ¿Por qué siempre demostramos que tenemos el poder cuando compramos a los necesitados? ¿Y por qué somos tan generosos con aquellos que ni siquiera necesitan nuestra generosidad? ¿Por qué nos gusta tanto vivir de las apariencias?

Alguna vez leí en alguna parte: “Mi padre solía comprar productos simples a los pobres a precios altos, aunque no los necesitaba. A veces solía pagarles más.

Me preocupé por este acto y le pregunté por qué lo hacía. Entonces mi padre respondió: "Es una caridad envuelta en dignidad, hijo mío”.

Ahora yo pregunto. ¿Por qué existen personas que no pueden ser generosas con quienes necesitan? ¿ y por qué brindar generosidad a personas que realmente les vale unos céntimos mas o unos céntimos menos?

Son incógnitas que debemos resolver. Intentemos cambiar un poco nuestra manera de vivir si tenemos ¿por qué no dar mas a quien no tiene? Disfracemos la caridad con un poco de dignidad, esas obras que hacemos en la tierra pronto serán validadas en el cielo por nuestro creador

Esta lectura nos presenta una gran lección, porque debemos entender ya, que fuimos creados para que todos disfrutáramos de la creación que Dios nos ha dado y para vivir en armonía unos con otros. Lo peor es que creo que estamos acostumbrándonos a esas desigualdades y las estamos aceptando como la norma.

Al leer esta historia, que es una tontería para las muchas cosas que observamos en este mundo, donde ni la pandemia a curado muchos corazones, solo nos queda más que pensar en las injusticias que encontramos que hasta privan de libertad a muchos... 

Estas injusticias quebrantan la dignidad de las personas. Muchas personas no tienen para satisfacer sus necesidades más básicas como comida, vestimenta, descanso, educación, salud o un trabajo remunerado que les permita mantener a sus familias. Estas son injusticias que privan a las personas de su dignidad humana…. Dios los bendiga en cada amanecer.

Empecemos este día con el optimismo y la esperanza por un mundo mejor. Caminemos de la mano de Dios para encontrar la respuesta a las necesidades de nuestros hermanos en el mundo…. Dios los bendiga en cada amanecer.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba