Comentarios Recientes

0

Por una familia sana en el 2021


  • Mariela López | 06-01-2021

Estrenando el primer mes de un nuevo año, el 2021, la sociedad se enfrenta a nuevos paradigmas, cambios, incertidumbres, y las secuelas dejadas por el año 2020 que fue un tiempo de proceso para todos sin distinción, donde unos más que otros se vieron enfrentando distintas tareas de superación, sobrevivencia y adaptación, pero en definitiva nuevas enseñanzas de vida nos fue aportada.

Así lo expuso la terapeuta familiar y de parejas Diandra Ramírez Mezón, en una entrevista ofrecida a LA INFORMACION.

La profesional consideró que  dentro de este proceso, el desafío más grande lo ha enfrentado y aun lo vive la familia, porque los fundamentos de este núcleo que soporta y da forma a la sociedad experimentan batallas que ponen a prueba su resistencia y capacidad de crear unidad.

“En estos tiempos en que hemos aprendido a modificar los saludos, las expresiones de afectos, por causa de los distanciamientos para preservar el bien más preciado que tiene la humanidad el cual es la vida y a su vez parte de la vida entra en juego la salud, el rol de la familia en la actualidad es de trascender, imponerse y extenderse más allá de las circunstancias, y a esto me refiero, a sobrevolar por encima de los vientos tempestivos que les azota”, afirmó.

Ramírez Mezón, quien forma parte del equipo de profesionales del Instituto de Nutrición, Sicología, Diabetes y Enfermedades Metabólicas (INSIDEM), consideró que la familia tiene la asignación de nutrir a sus miembros para de esta forma fortalecer la sociedad en la que hoy nos está tocando vivir.

“Si bien es cierto que muchas cosas han cambiado, que estamos viviendo tiempos de confinamiento, al final del día, a quien abrazamos, a donde vamos a recargar el combustible emocional, en brazos de quien o quienes lloramos, y con quien celebramos la vida, todo apunta a que la familia es el centro, la hoguera que nos calienta y nos nutre para enfrentar el día a día, así como también, cabe advertir que una familia descompuesta tiene el poder de quebrantar el ánimo, las fuerzas y crear caos y estrés ante el cuadro que hoy se vive”, expuso.

¿Cómo vamos a enfrentar los desafíos que tenemos delante y trascender más allá de lo circunstancial?

1. Fortaleciendo el primer pilar y fundamento de la familia: la relación de pareja.

2.  Los padres modelando a los hijos los valores que se han cultivado en este tiempo, como es la tolerancia, el respeto a nuestras autoridades, la unidad, y la adaptación a los nuevos cambios, ya que en el mañana ellos 

replicarán afuera lo que han aprendido dentro de sus hogares.

3.  Creando un ambiente de armonía, amor, coherencia, y aceptación, donde cada miembro de la familia sienta la seguridad de que puede ser en sí mismo, y que no tiene que crear un personaje para tener apoyo y aceptación.   “Cuando me refiero a personaje, es a crear una persona que hace una función, desarrolla un rol y un falso ¨yo¨, a raíz de las necesidades no resueltas ni enfrentadas, por lo que el sistema familiar le condiciona, y buscara mantener el equilibrio a costa de los malestares silenciados”.  

4. Que pueda desarrollar el sentido de autorregulación en cada miembro de la familia, es decir, que catalice cómo andamos todos internamente para evitar que, si se asoma alguna crisis, no andemos culpándonos unos a otros, evadiendo nuestras responsabilidades y maltratándonos.

5. Creando espacios para el dialogo, la comunicación abierta y sincera, donde haya libertad de expresión sin censuras ni amenazas de exclusión.

6. Experimentando unidad, esto es asegurando que por más grande que sea la tempestad, vamos a enfrentarla juntos, sin dejar nadie detrás, brindándonos apoyo mutuo. 

7. Celebrando los momentos buenos y memorables que nos da la vida. Tenemos la tarea de entrenarnos en ver no solo lo adverso, sino apreciar los detalles, en decir sí a la vida a pesar de cualquier circunstancia difícil,esto incluye ser agradecido de Dios por cada día más de vida, celebrar la vida en sí, y crear espacios para fomentar este tiempo donde contabilizamos nuestros logros, por pequeños que se vean.

La terapeuta familiar y de parejas aseguró que mantener la sana unidad en la familia, no solo contribuye a suplir la necesidad de compañía que todos tenemos, y que es natural en el ser humano, “nadie resiste vivir solo, y la soledad se experimenta de diversas formas”, por lo que la familia viene a ser el núcleo que nos acompaña, nos ayuda a crecer, nos fortalece como personas, y contribuye a la vez con la preservación de nuestro bienestar.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba