Comentarios Recientes

0
Ingrid González de Rodríguez

Reflejos

Ingrid González de Rodríguez | ingridderodriguez@hotmail.com

Encuentros en el Museo del CCCD-UTESA, Celebración del Día de la Virgen de la Altagracia


  • Ingrid González de Rodríguez | 20-01-2021

El Día de la Virgen de la Altagracia se celebra en la República Dominicana el 21 de enero, desde que fue declarado oficialmente día no laborable y de fiesta nacional en todo el territorio dominicano, a principios del siglo XX durante el gobierno de Horacio Vásquez. Por una antigua tradición la Basílica de Higuey, casa de la Virgen de la Altagracia, ha sido el centro de grandes peregrinaciones de fieles católicos, procedentes de todo el país.  La fecha también se celebra con gran fervor en Santiago, principalmente en la Iglesia de la Altagracia, un hermoso templo neoclásico construido en 1864.    En el corazón de los dominicanos la Virgen de la Altagracia ocupa un espacio de gran significado espiritual. Su simbolismo como signo de amor a los valores cristianos, emerge desde una antigua tradición histórico- religiosa, que data de la fundación de la Villa de Salvaleón de Higuey, en 1506.   

La historia documenta que para el 1506, los creyentes católicos que residían en Higuey, daban culto a la imagen de la Virgen de la Altagracia, tal como aparece pintada en un lienzo, en la escena del nacimiento de Jesús o Natividad. En el cuadro, la madre de Jesús ocupa el centro cubierta con un manto azul cuajado de estrellas y dirige hacia abajo su mirada al niño que duerme en las hojas del pesebre. Aparece acompañada por San José, quien representa al padre protector y amoroso del niño.    

Varios historiadores ofrecen sus aportes sobre el origen de la imagen y la devoción Altagraciana en la República Dominicana:   "En un antiguo documento que data del 1650 el canónigo Luis Gerónimo de Alcocer, cuenta que la primera imagen de la virgen, fue llevada a Higuey por los hermanos Antonio y Alonso Trejo, naturales de Placencia en Extremadura (España), quienes al mudarse a la Villa de Higuey fundaron un trapiche para producir azúcar y trajeron consigo la imagen, que era muy conocida, la ofrecieron a la parroquia para que todos pudieran venerarla. Un hecho sobrenatural también aparece vinculado a la devoción Altagraciana. De acuerdo a este relato, la imagen le fue otorgada por un anciano, a un padre para su hija, que le había pedido que se la trajera de la  ciudad capital. El padre llegó con la imagen, pero esta desapareció de la casa y se apareció en un árbol de naranjo, la llevaron a la casa de nuevo, pero la desaparición se repitió varias veces. La Virgen reaparece en el naranjo, interpretándose el acontecimiento como su voluntad, para que se le colocara en la capilla del pueblo, sede de su primer santuario. Posteriormente se edificó un templo de mayor tamaño, y luego la Basílica “Nuestra Señora de la Altagracia”, el monumento religioso más grande construido en la Republica Dominicana, fue inaugurado en 1971.  

Como ya sabemos, la situación que vive el mundo por la pandemia del covid-19 ha traído un cambio radical en la celebración de la fecha. Los oficios religiosos que se realizan hoy en las Iglesias, tienen lugar en espacios virtuales y presenciales, con un número específico de asistentes.  

Invitación

CCCD - UTESA Encuentros en el Museo Día de la Vírgen de La Altagracia

"Encuentros en el Museo" en el CCCD-UTESA,  busca inspirar a los dominicanos en la apreciación, va-loración y amor por su patrimonio histórico-cultural.

El CCCD- UTESA utiliza en esta actividad, como recurso didáctico la colección permanente del Museo, de la mano de personas apasionadas por las huellas de la identidad y la cultura dominicana. En coordinación con la Universidad Tecnológica de Santiago UTESA. 

"Encuentros en el Museo" cuenta con el apoyo del Banco Po-pular Dominicano, La Monumental de Seguros, y el periódico La Información. 

Pueden sintonizar este espacio en el canal de you tube: centro de convenciones y cultura dominicana UTESA.

ingridderodriguez@hotmail.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba