Comentarios Recientes

0
Ingrid González de Rodríguez

Reflejos

Ingrid González de Rodríguez | ingridderodriguez@hotmail.com

Esquilo y Sófocles, Referentes imprescindibles de las artes del teatro


  • Ingrid González de Rodríguez | 05-04-2021

Los clásicos han atrapado a millones de lectores a través de los siglos con sus certeros y profundos mensajes universales e intemporales. Pasan los años, las modas, los cambios, las vanguardias y las revoluciones. Sin embargo, en cada época la tradición consagra una serie de obras que permanecen vivas en la memoria colectiva de la humanidad. 

Según el “Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua”, clásico es “el autor o la obra que se tiene por modelo digno de imitación en cualquier literatura o arte”. Cuando analizamos este concepto, vemos que el término se basa en criterios de excelencia estética y permanencia, pero también en el significado de los contenidos. Los clásicos son autores que tratan de manera sencilla y práctica los grandes temas humanos que siempre resultan cercanos. Es conmovedor el darse cuenta de la forma en que estos autores tratan de manera sencilla los temas que ha movido a la humanidad desde la aparición del hombre. Coinciden en su perspectiva del bien como absoluto, modelo y causa.

El amor, la felicidad, la justicia, la libertad, la vida, la inmortalidad, la amistad, el perdón, la solidaridad, etc. El arte de vivir es una constante en las páginas de los grandes libros, pero también en el contexto de cualquier tipología artística, pues el término clásico no se da sólo, sino que se aplica el concepto desde la pintura hasta la arquitectura en cualquier manifestación del arte, y cada época o momento histórico, aporta un conjunto de obras artísticas consideradas clásicas.  Considerando la lectura como valor esencial de la condición humana subrayamos, su misión como forma de superar aquellos modelos de conocimiento y sociedad que marginan la reflexión. Ponderamos el aporte de los clásicos como un gran recurso cultural para la formación humana y el ejercicio del derecho a educarse de la persona. 

El teatro griego

Los modelos literarios creados por los griegos han perdurado hasta nuestra época. La literatura griega creó los estereotipos y personajes que se han ido repitiendo en las grandes obras de la literatura occidental. El gran referente inicial de la literatura griega son las epopeyas de Homero: La Ilíada y la Odisea, que sorprenden por su perfección. Otros autores son las culminaciones de una larga tradición literaria, y han tenido una enorme influencia en la literatura Occidental. De las múltiples expresiones literarias de Grecia, el teatro ha tenido un gran apogeo, destacándose en todos los géneros, especialmente en el dramático y épico. Las tragedia es el género más representativo del teatro griego, y halla sus mejores exponentes en Esquilo, Sófocles y Eurípides, escritores de obras intemporales que se representan en la actualidad como parte del repertorio de los grandes clásicos.

Esquilo

Esquilo, el creador de la forma clásica de la tragedia, motivo por el que se le considera el padre de este género, es un autor a quien su particular estilo y temáticas le han convertido en un clásico de todos los tiempos. Su literatura, tan poética como dramática, señala la finitud del ser humano y su fragilidad ante lo inexorable. 

Esquilo (524 a. C. ) nació la ciudad Griega de Eleusis. A pesar de su talento de escritor y los premios que obtuvo en los certámenes no fue reconocido en su época por su obra sino por su participación guerrera. Formó parte heroica en la vida militar griega, como protagonista en varias batallas. De hecho, su epitafio señala “Los bosques de Maratón, atestiguan su ardor guerrero”. Hubo de pasar el tiempo, para que Esquilo se reconociera como uno de los grandes poetas y dramaturgos trágicos de Grecia junto con Sófocles y Eurípides, pues fue un auténtico renovador del género dramático, al introducir el segundo actor y el diálogo, a la vez que concedió mayor importancia a la escenografía. Hoy día, el autor de “Los persas” es un referente imprescindible de las artes del teatro mundial.

Obra: Las tragedias completas conservadas de su autoría son: Siete sobre Tebas; La Orestíada, trilogía conformada por Agamenón, Coéforas, y Euménides, Las suplicnates, Los Persas; y Prometeo Encadenado. 

“Los persas” constituye una de sus obras más notables y admiradas. Inspirada en un conflicto del que fue protagonista, fue tomada como un canto a la libertad. 

Sófocles

Sófocles (495- 406 a. C.) Uno de los mayores dramaturgos de la Antigua Grecia, nació en Colona y su educación fue netamente ateniense, ya que su formación comprende el estudio de la poesía, la gimanasia y la música, arte este último por el que sintió predilección. A los quince años fue escogido por su carisma y belleza para dirigir las danzas con que Atenas celebraba su triunfo en la Batalla de Salamina. Desde su juventud se destacó por ser un gran declamador. Con su primera trilogía trágica compite con el grande del drama: Esquilo, a quien derrotó en un certamen de poesía cuando tenía 27 años. 

Toda su larga vida – vivió hasta los noventa y dos años – estuvo repleta de éxitos. De su  extensa producción literaria, más de un centenar de tragedias, sólo pudo dejar como legado siete obras, que lograron salvarse del incendio de las bibliotecas. Estas son: Antígona, Edipo Rey, Electra, Filoctetes, Edipo en Colona, Ayax y Tranquinias. En dichas obras trata los temas de la justicia, la guerra de Troya, las leyendas, el destino, las tradiciones. Sus personajes son humanos y sufren los avatares de las predestinaciones (factor de contingencia) pero, el poeta los glorifica por su inocencia o sensibilidad. 

ingridderodriguez@hotmail.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba