Comentarios Recientes

0
Ingrid González de Rodríguez

Reflejos

Ingrid González de Rodríguez | ingridderodriguez@hotmail.com

La entrada de Jesús a Jerusalén


  • Ingrid González de Rodríguez | 28-03-2021

Año litúrgico, año cristiano o del Señor,  es el nombre que recibe la organización de los diversos tiempos y solemnidades en las Iglesias cristianas, durante el año como forma de conmemorar la historia de la Salvación. En la Iglesia católica apostólica Romana, el año litúrgico está conformado por el Tiempo Ordinario, el Tiempo de Adviento, el Tiempo de Navidad, el Tiempo de Cuaresma y el Tiempo de Pascua.

El tiempo de Pascua es el periodo comprendido por los cincuenta días entre el domingo de Pascua de la Resurrección de Jesús hasta el domingo de Pentecostés. La Semana Santa se inscribe en este período, un tiempo trascendental en la Iglesia Católica. 

Los oficios religiosos que conmemoran la Semana Santa en nuestro país, se iniciaron ayer con el Domingo de Ramos. El Exmo. Obispo de Santiago Monseñor Fredy Bretón Martínez, el Obispo auxiliar Monseñor Plinio Valentín Reynoso y el Obispo Emérito Monseñor Ramón de la Rosa y Carpio, junto los demás integrantes del clero de la Diócesis santiaguera, son los guías espirituales que presiden la conmemoración de la Semana Santa en la ciudad.

Como ya sabemos, la pandemia del covid-19 ha cambiado las bases de la vida en comunidad y las formas prácticas de recordar la Pasión de Nuestro Señor Jesús, la Iglesia da continuidad a su programa de actividades, acogiéndose a la nuevas modalidades. En nuestro país la Semana Santa es un tiempo fundamental, un espacio representativo del  apego del pueblo dominicano  a los valores que sustentan su fe. 

En la presente semana los cristianos reiteran su compromiso con Jesús: seguirle y asumir la causa de la paz y la fraternidad entre los seres humanos creados por DIOS, procurando ayudar a transformar el mundo y su realidad, propiciando el humanismo y la solidaridad, pues ser cristiano implica comprender y responder a la propia fe con una actitud de compromiso y amor al prójimo. 

El Catecismo de la Iglesia Católica

“Dios en su bondad y sabiduría, se revela al hombre. Por medio de acontecimientos y palabras, se revela a si mismo, y el designio de benevolencia que Él mismo ha preestablecido desde la eternidad en Cristo, a favor de los hombres. Este designio consiste en hacer partícipes de la vida divina a todos los hombres mediante la Gracia del Espíritu Santo, para hacer de ellos hijos adoptivos en su hijo Unigénito”. Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” (1 Tim. 2,4), es decir, de Jesucristo. Es preciso, pues, que Cristo sea anunciado a todos los hombres, según su propio mandato: “Id y haced discípulos de todos los pueblos” (Mat 28, 19)”. 

El texto que citamos a continuación (Catecismo de la Iglesia Católica, 2011, 47) narra con   detalles de la entrada mesiánica de Jesús a Jerusalén. 

“En el tiempo establecido, Jesús decide subir a Jerusalén para sufrir su pasión, morir y resusitar. Como Rey - Mesías que manifiesta la venida del Reino, entra en la ciudad montando sobre un asno, y es acogido por los pequeños, cuya aclamación es recogida por el Sanctus de la Misa: Bendito el que viene en nombre del señor! Hosanna! Salvanos (Mt 21, 9). Con la celebración de esta entrada en Jerusalén la Liturgia de la Iglesia de inicio cada año a la Semana Santa”. 

“Jesús padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado muerto y sepultado”. 

El misterio pascual de Jesús, que comprende su Pasión Muerte, Resurección y Glorificación, está en el centro de la fe cristiana, porque el designio Salvador de Dios se ha cumplido de una vez por todas con la muerte redentora de su hijo Jesucristo”. Jesús muestra que su gloria pasa a través de la cruz, y otorga un anticipo de su resurección y de su gloriosa venida (Flp 3, 21). (Catecismo de la Iglesia Católica, p. 48). 

Pineso, que comprender el mensaje de Jesús y aplicarlo a la vida es la centralidad de la Semana Santa.  Al Sagrado corazón de Jesús le encomendamos la paz de nuestra patria y del mundo, en la misma precesencia de Jesucristo que habita en el universo y en cada una de sus criaturas. 

ingridderodriguez@hotmail.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba