Comentarios Recientes

0
Ingrid González de Rodríguez

Reflejos

Ingrid González de Rodríguez | ingridderodriguez@hotmail.com

La Iglesia del Santo Sepulcro en Israel en el lugar que se llama Gólgota


  • Ingrid González de Rodríguez | 31-03-2021

"A lo largo de su historia, Israel ha sido conocido por muchos nombres entre ellos: Eretz Israel (Tierra de Israel); Sión, una de las colinas de Jerusalén, que acabó por incluir tanto la ciudad homónima como la tierra de Israel; Palestina, derivado de "Philistia" y utilizado por primera vez por los romanos, en un intento de erradicar toda referencia a la conexión judia con el país; la tierra prometida. Para la mayoría de los israelíes, Israel es, simplemente, Haarelz, el país". Para los cristianos Israel es la Tierra Santa, el país de la Biblia, el lugar donde nació, vivió, predicó y murió Jesús. El Redentor nació en Belén, en la región Hebrea de Galilea, fijándose la fecha de su nacimiento entre los años 7 y 4 antes de nuestra era bajo el reinado del Rey Herodes quien reinaba en Palestina, durante el Imperio de Augusto. La historia documenta su nacimiento en Belén de Judá, su niñez y juventud en Nazaret y su muerte en Jerusalén en el sitio del Gólgota.  Aunque muchos han querido hablar de Jesús como un personaje que fue fruto de la fe y el anhelo judío de la llegada de un Mesías, el Mesías que esperaba la religión monoteísta de los pueblos Abrahánicos, para que los liberara de la dominación Romana y la errancia milenaria en el desierto, en busca de un lugar dónde vivir, los investigadores han documentado en la historia, la vida de Jesús con hechos objetivos y comprobables. Se menciona a Jesús en muchos documentos históricos con declarada simpatía, por ejemplo, el historiador judío Flavio Josefo, hacia el año 95 le describía como "varón sabio" que contó con numerosos seguidores y a quien Pilato condenó a morir en la cruz”. Junto al testimonio de varios historiadores las fuentes escritas de que se dispone sobre la vida y las actividades de Jesús son los Evangelios y las cartas de Pablo.   

Las noticias cronológicamente más antiguas son las aportadas por las dos cartas de Pablo a los cristianos de Tesalónica, hacia el año 50, y el Evangelio de Marcos, escrito hacia el 65, con documentación extraída probablemente del hoy perdido evangelio arameo de Mateo, redactado hacia el año 50, es decir, apenas 20 años después de los acontecimientos narrados.   

Debe advertirse que los evangelistas no pretendieron escribir una biografía de Jesús en el sentido de la historiografía moderna, los Evangelios configuran un género literario particular en el que los datos biográficos no son invenciones, pero tampoco son expuestos siguiendo una rigurosa secuencia histórica, sino que están ordenados y agrupados con la mirada puesta en su principal objetivo: transmitir el mensaje de Jesús.   

“Su doctrina, sus curaciones de enfermos y otros prodigios despertaron la admiración del pueblo, que le seguia a todas partes, pero también la suspicaz curiosidad y, al cabo de poco, la abierta hostilidad de los dirigentes políticos y religiosos de la época. Dado que solo las autoridades romanas tenían competencia para pronunciar y ejecutar sentencias capitales, los sacerdotes le llevaron ante el Gobernador de Roma, Poncio Pilato, la denuncia acusaba a Jesús de alborotar al pueblo, proclamarse "rey de los judíos", es decir, de rebelarse contra el emperador y, además, prohibir pagar tributos al César. Eran delitos de alta traición. El gobernador le condenó a morir en la cruz".   

“Jesucristo padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado muerto y sepultado (Catecismo de La Iglesia Católica, 2011, 48). El misterio pascual de Jesús, que comprende su Pasión, Muerte, Rsurrección y Glorificación, está en el centro de la fe cristiana, porque le designio del Salvador de Dios se ha cumplido de una vez por todas, con la muerte redentora de su hijo JESUCRISTO”.    

Observamos en esta página la Iglesia del Santo Sepulcro en Israel, el lugar que se llama Gólgota- que es dicho- el lugar de la calavera, del Calvario, uno de los principales santuarios universales del cristianismo.  Siguiendo las palabras de la promesa de Jesús el Salvador del mundo: ¡El que cree en mí, no morirá, vivirá para siempre!  

ingridderodriguez@hotmail.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba