Comentarios Recientes

0
Ingrid González de Rodríguez

Reflejos

Ingrid González de Rodríguez | ingridderodriguez@hotmail.com

La literatura es reflejo y factor de civilización


  • Ingrid González de Rodríguez | 04-03-2021

El principio esencial que abarca el concepto de literatura universal se refiere principalmente a los valores de la cultura, la agrupación en conjunto de las literaturas del mundo, y el conocimiento del espíritu del hombre a través del lenguaje y de la más alta expresión de este: la literatura. 

Al analizar las obras literarias escritas en una lengua determinada se pueden seleccionar dos pespectivas: a) el arte con que dichas obras están escritas – en  este caso se trata de preceptiva y crítica literaria – y b) el desarrollo sucesivo de esas obras en el espacio geográfico y en el tiempo donde fueron escritas – es decir el contexto histórico, la historia de la literatura. Cuando el contenido que estudiamos comprende las obras de todos los siglos y países se trata de literatura universal.   

Como todo arte la creación literaria responde a premisas universales, relacionadas con cada época que se hallan determinadas por factores históricos, sociales, económicos, y religiosos. Pero, además la obra literaria debe relacionarse con la sensibilidad y el estilo del escritor, cumpliendo con parámetros como la calidad, la originalidad y la innovación – es decir su aporte a la historia de la literatura, y por sobre todo, la belleza. El escritor hace arte, cuando expresa los temas con intencionalidad estética. Esto deriva de la idea de que el arte es una actividad espiritual, por medio de la cual crea el hombre obras con valor estético.

Por otra parte, el estudio de la literatura universal ha de darse desde un punto de vista interdisciplinar, lo cual implica el análisis del contexto histórico y cultural. El arte nace del espíritu de una época, pero también modela la cultura de su tiempo y de las épocas futuras. En este orden, las obras maestras de la literatura suelen aparecer cuando una civilización ha alcanzado su esplendor máximo y su influencia política llega a las regiones más alejadas. 

Las “Tragedias Griegas”, la “Eneida” de Virgilio, las “Odas” de Horacio, fueron escritas cuando las civilizaciones griega y latina dominaban el mundo occidental. La Literatura española del “Siglo de Oro” corresponde a la época imperial que siguió al descubrimiento de América. Goethe y Schiller aparecieron, en Alemania cuando esta nación era el centro cultural de Europa. Si las fuerzas políticas, morales y económicas de un país decaen, también su literatura comienza a morir, se debilita y no influye ni siquiera en la vida de sus habitantes, estos fenómenos revelan claramente que la literatura es, el reflejo de los mismos fenómenos que crean una civilización, un escritor, como cualquier otro hombre, no puede vivir apartado de los problemas de su tiempo, pues los ve reflejados, constantemente, tanto en su vida como en la del prójimo. Aún aquellas obras que parecen servir solo de entretenimiento, que parecen exaltar únicamente la inteligencia o la belleza puras, no pueden aislarse de los problemas contemporáneos pues la literatura cambia junto con las condiciones históricas, sociales y culturales.

Al considerar que la literatura es reflejo y factor de civilización, es instructiva, y es una forma de conocimiento, concluimos que es crucial su ayuda, para el desarrollo y el cambio de la sociedad hacia una nueva visión de la vida y del mundo que nos rodea. 

Leyendo a Joaquín Xirau (cit. Por Correa y Orozco, 1998) La literatura es una forma de conocimiento y merece nuestra atención. “En definitiva, el escritor, el poeta, revela el mundo bajo su personal forma de verlo, influido por su momento histórico- cultural. La literatura como el arte, es una de las formas más altas de la conciencia, es una forma de conocimiento y de autorreconocimiento. Es en las obras de arte donde los pueblos han depositado sus más íntimos pensamientos y sus más ricas intuiciones: el mundo del arte es más verdadero que el de la naturaleza y el de la historia porque recrea, representa, y analiza la realidad, pues su finalidad es, aprehender y representar lo real. En la literatura, el escritor toma la parte cotidiana de la realidad y, con su capacidad creadora, nos presenta una autorreflexión de esa cotidianidad, es decir, penetra, profundiza en la realidad y deja de lado lo puramente indiferente de la expresión de la vida, sólo resume, abstrae y recoge, el elemento enérgico esencial y significativo. Por esto, la literatura descubre aquellas situaciones que nuestros ojos no pueden descubrir al paso por la vida. Se transforma así en fuente de conocimiento y, como tal, debe ser aprehendida por los seres humanos”.  

ingridderodriguez@hotmail.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba