Comentarios Recientes

0
Ingrid González de Rodríguez

Reflejos

Ingrid González de Rodríguez | ingridderodriguez@hotmail.com

La vida en tiempos de Jesús


  • Ingrid González de Rodríguez | 23-12-2020

En la historia de la humanidad no existe un personaje que haya inspirado tanto amor como Jesús de Nazaret. Recordemos que en su época predominaba la ley del más fuerte, sin embargo, llama la atención, desde el inicio de su ministerio público, su inclinación hacia los más débiles y vulnerables, los pobres, los niños, los desamparados, los pecadores, algo nunca visto en los liderazgos de su tiempo, habla de un hombre distinto.  

 Jesús es muy compasivo, no tiene ningún apego a bienes materiales, se conmueve profundamente cuando piensa en que la muchedumbre que le sigue carece de recursos y alimentos y debe pagar altos impuestos al Imperio Romano, que gobernaba en Israel.   

Es un hecho trascendental, el nacimiento de Cristo en Belén, pequeña aldea de Judea, de una virgen de la familia de David, un hecho capital en la historia, pese a que probablemente debió dejar indiferentes a una gran mayoría de sus contemporáneos.   

Repasemos la historia del origen del cristianismo y el impacto del mensaje de Jesús de Nazaret en el mundo.     

“En el décimo quinto año del reinado de Tiberio, las gentes de Palestina empezaron a oír un extraordinario mensaje que hablaba de un padre común (Dios), de fraternidad, de pureza, de sencillez, de amor, y de verdad. Todos los errores humanos que hayan podido cometer los cristianos desde esos momentos hasta nuestros días, no pueden destruir la auténtica revolución que encierran las palabras de Jesús (…) Se ha calculado que en los momentos de la Muerte, Resurrección y Asención de Cristo, los cristianos no pasarían del medio millar. Es, por tanto, evidente que con la sentencia de muerte contra Jesús quedaba aparentemente Zanjado un problema que parecía de alcance local. La actitud de los cristianos con su negativa al culto imperial (Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios les había dicho (Cristo) y su creencia en la Resurrección permitió ver que la cuestión no estaba concluida. El cristianismo brotó en medio del ambiente judío, que creía en un solo Dios y esperaba al Mesías que lo libertaría de los romanos. Estos conceptos totalmente desconocidos por la religión oficial romana, le permitieron a Jesús presentarse ante su pueblo como aquel en quien se cumplían sus esperanzas. Sin embargo, la reacción general fue también adversa, porque el mensaje cristiano tropezó en Palestina con el Nacionalismo y el legalismo farisaico (los Apóstoles fueron encarcelados por el Sanedrín, y Esteban fue martirizado). De esta forma, ni la religión del estado Romano (vacía de contenido espiritual) ni el pueblo judío (que no captó la llegada de la plenitud de los tiempos, pese a que estaba mucho más preparado para ello) aceptaron a Cristo (…) Los primeros adeptos logrados por cristo procedían del judaismo, las conversiones pese a la oposición de los dirigentes jusíos fueron en aumento, consiguiéndose más tarde la conversión de paganos. Tras el Concilio de Jerusalén (hacia el año 50) se flexibilizó el marco de la ley mosaica y, gracias a las grandes figuras entre las que sobresale San Pablo el cristianismo empezó a extenderse por el mundo romano”.  

Hacia el siglo II el cristianismo se había difundido ampliamente, como lo prueban las Epístolas de Pablo, la expansión continuó hacia el siglo III, y con el Edicto de Milán (313) del emperador del Imperio Romano de Oriente, Constantino, el Cristianismo inicia su trayectoria en adhesión al “Edicto de Tesalónica del año 380: “Todos nuestros pueblos deben adherirse a la fe transmitida a los romanos por el Apóstol Pedro, a la que profesan el pontífice Dámaso y el Obispo Pedro de Alejandría, es decir, reconocer la Santa Trinidad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”.   

Las tres Iglesias cristianas (Católica, Ortodoxa, y protestante) y sus ramas (copta de Egipto, Nestoriana o Caldea, Maronita, Jacobita y Armenia) constituyen el fenómeno religioso de mayor difusión geográfica y social de la Edad Contemporánea. 

ingridderodriguez@hotmail.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba