Comentarios Recientes

0
Fanny Goris

Entrena tu Ser, Comienza tu Hacer

Fanny Goris | figconsulting@hotmail.com

Las personas son las que más crean o destruyen el valor de una empresa


  • Fanny Goris | 25-02-2021

Las personas, son en sí mismas, uno de los elementos de las organizaciones que más crean o más destruyen el valor de una empresa. Son las que facilitan, entorpecen o impiden el logro y la concreción de una estrategia de negocio.  

Dicho esto, si el desempeño humano es tan importante, entonces la manera de gestionar a sus protagonistas también debería ser importante. La Gestión de las Personas debería ser el elemento más crítico de la gestión, el que implicará las mayores reflexiones, innovaciones, presupuestos y preocupaciones. 

Lamentablemente en nuestro país y muchas partes del mundo no todos son consientes de esta realidad. Por eso, confieso que mi mayor interés con este artículo es dar a conocer aspectos relacionados con una eficiente gestión de RR.HH. y su relación directa con el éxito de las organizaciones. 

A través de mi experiencia profesional vinculada a distintas organizaciones, y más específicamente a las ubicadas en la región norte del país, fui confirmando una y otra vez, la importancia que tienen los recursos humanos dentro de la gestión de toda organización; lo que generó en mí una profunda satisfacción por escoger como vocación, un rol tan trascendente, como lo es conectar con el lado humano de las organizaciones,  a través de asesorías, mentoring y acompañamiento a directivos y gestores del talento. Camino que emprendí hace más de veinte años y que me compromete también a seguir insistiendo que los profesionales directamente encargados de crear los sistemas para captar, remunerar, aconsejar y desarrollar a los colaboradores han de ser miembros muy apreciados y valorados dentro del equipo de dirección.

Estoy convencida de que la dirección de personal es una de las tareas más importante de cualquier organización. Y es que, “el factor clave” que puede hacer destacar a una organización es, su gente, o como me gusta decirle, su talento. La calidad de los colaboradores de la organización, su entusiasmo y satisfacción en el trabajo, su experiencia y su sensación de recibir un trato justo, impactan más de lo que imaginamos, la productividad de la empresa, su reputación, su servicio al cliente y hasta su supervivencia. 

Las organizaciones compiten con y a través de las personas y serán exitosas aquellas que efectúen el más eficiente uso de los conocimientos, actitudes y valores de su gente. Por eso el factor humano está por encima de los demás recursos y, las empresas que cuenten con el personal idóneo, en el lugar apropiado y en el momento oportuno, serán las organizaciones competitivas.

Es por lo que todos los directivos, de las distintas áreas, tienen que comprender las cuestiones relativas a la gestión del talento; ninguno puede desconocer qué es lo que motiva a sus colaboradores, qué expectativas tienen de su trabajo, qué requerimientos de capacitación y competencias tienen que cubrir, entre otras cuestiones. 

Muchos de ustedes, dueños de empresas y directivos, me dirán que aún tienen una pequeña empresa y quizás cuando mucho, una mediana. Basándose en su capital de trabajo o por la cantidad de colaboradores que tienen comparados con otras empresas. Sin embargo, yo coincido con esta afirmación de Peter Drucker, que dice: “Hay un solo criterio que, con discreta confiabilidad, indica si una empresa es pequeña, mediana o grande. En una empresa auténticamente pequeña, el hombre que ejerce la dirección sabe quiénes son los pocos miembros de la organización a quienes corresponde la responsabilidad de los principales resultados, y para saberlo no necesita consultar los registros o hablar con cualquiera de sus colaboradores” … “En una empresa mediana - el director general ya no puede por sí mismo identificar y conocer realmente a todos los hombres verdaderamente importantes de la organización” … y “Cualquier empresa en la cual, un pequeño grupo de hombres de la dirección, ya no puede decir, sin previa consulta con otros, o sin consultar diagramas o registros quiénes son los individuos fundamentales, dónde están, de dónde provienen, qué hacen y adonde irán… probablemente, ya es una gran empresa”. 

Obviamente este criterio no tiene que ser preciso en todos los casos y, tampoco es una prueba infalible, pero si revela algo importante y es que todo se basa en conocer a tu gente. No importa entonces el tamaño de tu negocio, todas las organizaciones tienen un elemento común: Están integradas por personas, y ellas son tu motor para generar los cambios que necesitas. 

Ahora te pregunto ¿Hasta cuándo esperarás para darle la atención y relevancia a tu departamento de Recursos Humanos?

Hasta la próxima vez, 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba