Comentarios Recientes

0

Lo visto y vivido de los virus y la Covid-19


  • Francisco Angeles | 02-11-2020

Las Sagradas Escrituras y el catecismo dicen: Que Dios creó el mundo en seis días y el domingo lo tomó para descansar.

Se suele escuchar con frecuencia que en política hay cosas que se ven y otras que no se ven siendo la más importante la que no se ven, lo mismo pasa en este mundo traidor donde según el poeta Ley Campoamor:  “nada es verdad ni es mentira todo depende con el cristal con que se mire”.

Se dice que el mundo tiene más de 3 mil millones de años y que los seres humanos  tienen menos de 1 millón de año sobre la tierra y se dice que los microorganismos en especial los virus y las bacterias han existido muchos años antes que los humanos al punto que se nace con millones de virus y bacterias...

Debemos recordar que la mayoría de los virus solo pueden ser vistos con microscopio electrónico y no con el óptico debido a su diminuto tamaño siendo los únicos agentes infecciosos que se nutren de la célula huésped para respirar.

Recuerdo los antiparasitarios que nos daban en la niñez así como aquella vacuna que nos dejaban marcas en los brazos en particular la de la viruela, así como el tétano, sarampión, Tuberculosis y la polio que Rotary desde el año 1979 trabaja para su erradicación quedando solo dos países donde existe la poliomielitis Afganistán y Pakistán por la guerra que viven desde hace muchos años lo que impide la vacunación.

No puedo olvidar como en el año 1983 el catedrático de Estadística de la UASD el prof. México Ángeles Suarez quien fuera encargado en el país, el caribe y Centroamérica de la Organización Mundial de la Salud quien dirigió los trabajos de la erradicación de la poliomielitis en la zona, así como la campaña de desparasitación y del dengue donde se hacía campaña para eliminar el mosquito y los medios de reproducción.

En los años de la década de los 80 del siglo pasado la humanidad vivió una situación parecida a la que se vive hoy con el Covid-19 con una alta mortalidad causada por el virus VIH que se transmitía por la sangre sobre todo de drogadictos a través de jeringa y de relaciones entre homosexuales y la hepatitis transmitida por tatuajes, en aquel momento era duró pues los enfermos morían física, biológica y moralmente.

Hoy casi 40 años de aquella  pandemia que era lenta a diferencia de la actual por la vía de transmisión en la actualidad no se tiene ni vacuna ni tratamiento para el SIDA pero hoy casi nadie muere por el VIH y le regalan los tratamientos a nivel mundial a dicho enfermo, el peligro está cuando los enfermos no siguen el tratamiento y se alocan tomando alcohol y otras drogas y pasando mala noche.

Después de un siglo hemos vistos pasar por el caribe y el trópico muchos virus que han quedado presentándose cada años con los cambios de estaciones en particular la gripe o influenza, dengue, chinkunkuya, rompe hueso, los coronavirus y ahora la unión de dos coronavirus el SAR y el COV2 formando el Covid-19, así como los antes citados. Este último la OMS la declaró como una infección endémica lo que significa que habrá que convivir con el virus

El mundo se encuentra amenazado con la aparición del Covid-19. En numerosos artículos he señalado que se trata de un virus más y que los virus virus son por lo tanto no tienen tratamiento específico, sin embargo los países que desde un inicio lo han tratado por su sintomatología han tenido mejores resultados que aquellos que lo han ignorado y ponen a los enfermos a esperar dos, tres y cuatro semanas para realizarse una prueba y cuando la vienen hacer ya no hay nada que hacer porque el virus ha llegado a vía respiratoria y a los pulmones donde produce neumonía que en la mayoría de los casos cuando los pacientes son entubados muy poco lograban superar la enfermedad o cuando padecen de múltiples dolencias...

Por ello señalaba que los pacientes a parte de tratarse por la clínica debían ser aislado en centros médicos más que en sus hogares ya que muchos no tiene condiciones mínimas en la casa para mantenerse aislado y por no contar con la higiene incluso de agua potable dentro de la vivienda, la cual es importante la ventilación y la entrada de rayos de sol que ayuda a disminuir el frío y la humedad que parecen ser una condición para mantener el virus vivo más tiempo. Por ello he vivido casi el confinamiento de Madrid donde viajé la tercera semana de octubre por 10 días y solo duré 5 días.

El autor es especialista en Psicología, Psiquiatría y  Geriatría, Univ. Complutense de Madrid y Hospital Universitario José María Cabral y Báez


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba