Comentarios Recientes

0
Ingrid González de Rodríguez

Reflejos

Ingrid González de Rodríguez | ingridderodriguez@hotmail.com

Los 100 monumentos más bellos del mundo, El Monumento a los Héroes de la Restauración


  • Ingrid González de Rodríguez | 27-12-2020

La valoración de los escenarios de la historia es importante en la vida espiritual de los pueblos. Los hechos, lugares y personajes que hacen realidad objetiva la nacionalidad de un país deben ser recordados. El patrimonio cultural es parte de todos los ciudadanos y tiene que ver con cosas tangibles y también abstractas, e incluye la naturaleza, el arte, la arquitectura, los personajes, es decir, todo aquello que puede ser objeto aprecio y estima.  

Precisamente, ese es el sentimiento de amor que despierta en el Santiaguero el Monumento a los Héroes de la Restauración, un hito arquitectónico significativo que exalta la memoria de la Guerra civilista de la Restauración de la República.  

París no es París sin la torre Eiffel, Roma no es Roma sin el Coliseo, Madrid no es Madrid sin el Escorial, Atenas no es la misma, sin el Partenón y Santiago no es Santiago sin el Monumento, una construcción de estilo jónico, diseñada por Henry Garzón Bona en 1944, situada a unos 312 metros sobre el nivel del mar.

Su altura es de 67 metros y sus poderosas pilastras con altos ventanales, y gran sobriedad en la ornamentación hablan de un destino simbólico e imperecedero, centralizado en sus clásicas y particulares características:

* Elegancia: en la realización de sus formas bellas de expresión.

* Pureza de estilo: se manifiesta tal cual es, sin influencia de otras tendencias, pues ostenta sus propias características, su esencia.

* Perfección: tiene el mayor grado de excelencia posible dentro del estilo al que pertenece.

* Proporción: su vocación estética es la armonía de las formas, se distingue por cuidar la disposición de sus partes en analogía con la tendencia artística en la que se manifiesta.

En su interior, los murales conmemorativos del pintor español Vela Zanetti, cubren en forma de retícula una gran extensión. La figura de la paz, una mujer con los brazos abiertos “bendiciendo a los hombres de trabajo y las tierras cultivadas” corona la cúspide, a la cual, se llega subiendo una escalera de 365 peldaños. Al subir, captamos todo el conjunto ornamentado con cornisas de artesón, sobrias columnas, pisos y zócalos de mármol, y hermosas lámparas de cristal de Roca, todo rodeado por un entorno de verde exuberante, desde sus plazuelas y escalinatas exteriores, observamos los bordes urbanos de Santiago, una ciudad del siglo XVI, que mezcla sorprendentemente imágenes urbanas del pasado y el presente expuestas en forma simultánea.    

La trascendencia histórica del escenario monumental se registra en la exaltación en memoria de  nuestros Héroes y el valor encomiable de sus hazañas. ¡Bellísimo! Nuestro querido Monumento a los Héroes de la Restauración. Objeto de contemplación que cada día nos deleita con su impresionante presencia intemporal en la entrada principal de la ciudad.

ingridderodriguez@hotmail.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba