Comentarios Recientes

0
Ingrid González de Rodríguez

Reflejos

Ingrid González de Rodríguez | ingridderodriguez@hotmail.com

Los escritores cristianos de la época medieval


  • Ingrid González de Rodríguez | 19-04-2021

El cristianismo transforma el Imperio Romano desde el interior. Cuando el Imperio Romano declinó durante los siglos IV y V, un pequeño grupo de pensadores cristianos occidentales formularon un punto de vista teológico sobre le mundo que guiaría el pensamiento occidental durante los ochocientos años siguientes. 

Durante la Edad Media, el cristianismo se instituye y penetra todos los ámbitos de la vida, prevalece el sentido transitorio y heróico de la existencia. 

Los cuatro grandes padres de la Iglesia Occidental: San Jerónimo (c. 340- 420); San Ambrosio (c. 340- 397); San Agustín (c. 354- 430); y el papa San Gregorio Magno (540- 604), hacen importantes contribuciones a la conformación del pensamiento cristiano occidental, entre ellas la traducción de la Biblia del hebreo y griego al latín, la difusión de los textos sagrados de la Biblia en la versión conocida como la Vulgata (o versión común), no fue el primer intento de contar con una Biblia Latina, pero pronto se convirtió en la estándar y continuaría siéndolo por muchos siglos. Durante el medievo se escriben nuevas páginas de la historia.

La literatura cristiana de la Edad Media, surge a partir de la novedad de la fe cristiana y su rápida difusión desde Palestina hacia todo el Imperio romano, desde donde se extendió por todo el espacio histórico cuando en el año 313 d. C., el emperador romano Constantino promulgó el Edicto de Milán fijando la tradición de la Iglesia de Jesús de Nazaret. 

Desde entonces los cristianos (que durante los tres primeros siglos de su historia fueron perseguidos) podrían ejercer libremente su fe. La Edad Media se divide en los siguientes períodos: Primera Edad Media (S. IV al VIII d. C.); Alta Edad Media (S. IX al XI d. C.); Baja Edad Media (S. XII al XV d. C.). Los historiadores han considerado que la Edad Media fue un complejo proceso, a través del cual el progreso y la cultura se transmitieron a varias generaciones, que han enriquecido lo que aportó esa época, de importantes invenciones mecánicas y descubrimientos científicos, así como de un arte majestuoso y una literatura que transmite una espiritualidad mística y trascendente. 

 “Confesiones” y “Ciudad de Dios” dos obras maestras de la Literatura Universal 

San Agustín (354- 430), es una de las figuras más interesantes de la historia de la filosofía, y el primer gran pensador cristiano de la Edad Media, fue el más grande de todos los padres latinos, en realidad fue uno de los pensadores cristianos más poderosos de todos los teimpos. Es, además, el primer autor que entiende su búsqueda filosófica más como una profundización en el propio mundo interior, que en la simple indagación acerca de la realidad física y social que se extiende alrededor del ser humano. Para Agustín ser Cristiano implica creer en la verdad revelada e intentar vivir del modo en que Dios sugiere que lo hagamos por medio de Jesús, autor prolífico que ha dejado una gran cantidad de obras, elaboradas desde el 386 hasta el 419, tratando temas diversos, Confesiones, La ciudad de Dios, Doctrina Cristiana, De Trinitate, Soliloquios, De Libre Arbitrio, Catecismo de la Iglesia, Escritos políticos, Escritos de Música, De Interpretazione, Retractaciones, La vida feliz, El orden, La Inmortalidad del alma, La dialéctica, La dimensión del alma, El libre albedrío, La música, El maestro, La verdadera religión, La utilidad de la fe, La fe y el símbolo de los Apóstoles, Ochenta y tres cuestiones diversas, La fe y las Obras, Manual de fe, esperanza y caridad, y la La trinidad, entre otras, sobresalen como grandes obras del pensamiento cristiano.  

“Confesiones” y “La Ciudad de Dios” son dos obras maestras de la historia de la literatura y de la filosofía universales. La Ciudad de Dios es un texto sapiencial, una filosofía o una teología de la historia. Confesiones es un itinerario, una peregrinación tortuosa y atormentada del hombre Agustín hacia Dios: “Porque nos has hecho,Señor, para ti y nuestro corazón anda siempre desasosegado hasta que se aquiete y descanse en ti”.

ingridderodriguez@hotmail.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba