Comentarios Recientes

0
Ingrid González de Rodríguez

Reflejos

Ingrid González de Rodríguez | ingridderodriguez@lainformacion.com.do

Reflejos edición 1 de mayo 2020


  • Ingrid González de Rodríguez | 30-04-2020

Carlos Fuentes y La región más transparente

Carlos Fuentes es una de las grandes figuras de la literatura hispanoamericana del siglo XX. Desde una sugestiva alquimia de palabras,

 Fuentes combina con magistral acierto la realidad histórica con la realidad literaria, en una obra rica y extensa desde donde emerge el alma de Latinoamérica. 

Mexicano universal, nació en 1929 un 11 de noviembre en la ciudad de Panamá pues allí se encontraban su madre Berta Macías Rivas y su padre

 Rafael Fuentes Bottiger, quién se desempeñaba como diplomático en el cargo de encargado de negocios de México en  la capital Panameña. 

En Panamá transcurren su infancia y su juventud, además en Quito, Buenos Aires, Montevideo, México, Ginebra, y Washington, lugares decisivos

 en el desarrollo de su vida familiar en el mundo diplomático. De ahí que aprendió varias lenguas, estableciendo contacto con otras personas y realidades que le permitieron el conocimiento de otras culturas, que en contraste con la suya ampliaron su visión del mundo. La ocupación de diplomático de su padre y sus continuos traslados a diversas partes del globo conformaron su perspectiva intelectual multicultural y universal, pero afirmada en una mexicanidad de fuertes raíces.

 En 1944 vive en Santiago de Chile dónde asiste al colegio inglés “The Grange”, escribiendo ahí sus primeras narraciones. En 1948 termina el  bachillerato en el colegio “México” en ciudad México, después de asistir en Washington, D. C. a la escuela primaria Henry  D. Cooke. Por los años en que finaliza sus estudios de bachillerato concentra sus lecturas en Cervantes, Dos Pasos, Fernando de Rojas, Quevedo, Yáñez, Giambatista Vico y Mijail Bajtin entre otros. Continúa viajando y en 1958 publica su  primera novela

La región más transparente considerada como la gran novela urbana del México posterior a la revolución y uno de los libros más innovadores de la narrativa Hispanoamericana contemporánea.

 En la trama argumental de “La Región más transparente”, Fuentes describe a ciudad México, en términos culturales: emblemática, mitológica, sincrética, mestiza, tierra de vida. La gran Tenochtitlán que desde los tiempos prehispánicos codifica el alma de sus habitantes, entre lo real y lo soñado, lo perdido y lo ganado, la realidad y la utopía, la gran utopía de América, vista desde una perspectiva multicultural, matizada por la diversidad y  la visión de apertura que provee una filosofía de la historia de tono pluralista y multívoco. Carlos Fuentes desarrolla en “La región más transparente” una obra original, analítica y crítica, el resultado de un México que ha amado mucho en la  lejanía y al que se acerca desde un ángulo que atrapa múltiples sentidos.

 Novela Innovadora, no cabe duda de que su valor sustancial radica en una exploración pionera del lenguaje. La obra es un aporte a la narrativa  contemporánea de vanguardia pues comparte la multiplicidad de género y expresión, conjugando memoria, imaginación, regionalismo y universalidad,   un brillante deslinde que amalgama en el símbolo, los hechos sucedidos y los hechos posibles, síntesis que en su particular estilo rechaza el realismo social del regionalismo, encauzando la narración con las nuevas técnicas y tendencias contemporáneas.

 Fuentes explora nuevas simas del corazón humano sin abandonar el sustrato de  la vida urbana pues es un escritor citadino, sus temas penetran en el problema del individuo aislado de las grandes ciudades, la búsqueda de la libertad, el amor, la soledad, la vida y la muerte.

 La materia prima de la temática de Fuentes, parte de múltiples conjuntos de núcleos de realidades que se describen e iluminan en la metáfora, y tras ella, se descubre en el interior de los personajes, al ser humano de nuestro tiempo. Su tiempo es nuestra época marcada por las crisis y el cambio, los referentes definitivos de un mundo contemporáneo que ha vivido las más drásticas transformaciones que la historia humana haya experimentado jamás. En un lapso de cien años, se han dado grandes cambios. En las conciencias, la economía, la política, las ciencias, las técnicas, las artes, las ideologías, el pensamiento,  todas las áreas del vivir y de la cultura.

La literatura de nuestro tiempo no es excluyente de ese proceso, experimenta con nuevos modos de expresión, nuevas concepciones linguísticas, exponentes de otras dimensiones de la palabra. Son nuevas formas de expresar la estructura de la mente y el pensamiento, es la adquisición de una nueva conciencia lingüística, de la que Fuentes es forjador, en tanto su obra abraza una total libertad formal y temática.

Monólogo, introspección, yuxtaposición verbal de imágenes, contrapunto, collage, simbolismo, metáfora, extrañamiento,  hondura y ambigüedad. A través de una sorprendente gama de recursos se conceptualiza la obra de Carlos Fuentes.

Obras

Con veinte novelas, una docena de obras de ensayo e innumerables cuentos, artículos periodísticos, así como guiones para el cine, la televisión

 y teatro, no debemos perdernos La región más transparente, publicada en 1958, obra que marca la literatura Hispánica del siglo XX, y el inicio del boon. 

Acerca de “La Región más transparente Fuentes expresa: “me interesaba el lenguaje, la ciudad como el lugar donde las cosas pueden decirse

 de más de una manera, donde la poesía es un híbrido estratificado por los lenguajes de clase e individuos”[1] 

Otra de sus novelas más celebradas es “Aura” la exaltación del amor.

“La muerte de Artemio Cruz”, “Las buenas conciencias” aguda crítica social  donde denuncia la corrupción de los ideales y la hipocresía. 

“Terra nostra”, es la historia imaginativa del nuevo mundo, de la nueva tierra que es América, donde se da una zambullida profunda en el

 sentido del lenguaje como autoconciencia, la gran epopeya del idioma español en América en ella se reconoce como mestizo que encuentra en el lenguaje la unidad cultural entre sus raíces indígenas e hispánicas. 

La cabeza de la hidra, Gringo viejo, Cristóbal nonato, Cumpleaños, Zona sagrada, Tiempo Mexicano, Una familia lejana, Constancia y otras novelas para vírgenes, Diana o la cazadora solitaria, y Los años con Laura Díaz, conforman una producción novelística de estatura universal, viva en la memoria de millones de lectores. 

[1] Hernández, Jorge. Carlos Fuentes: Territorios del tiempo. México: Editorial Fondo de Cultura Económica. Colección Tierra Firme. 1999. p. 78.

ingridderodriguez.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba