Comentarios Recientes

0
Isabel Valerio Lora

Algo más que Psicología

Isabel Valerio Lora | isabelvalerio@lainformacion.com.do

Repercusión de las emociones en nuestra salud


  • Isabel Valerio Lora | 16-03-2021

“El estado de tu vida no es más que un reflejo del estado de tu mente”.  Wayne Dyer

Las emociones son procesos neuroquímicos y cognitivos relacionados con la arquitectura de la mente  y han sido perfeccionadas por el proceso de selección natural como respuesta a las necesidades de supervivencia y reproducción (Kail y Cavanaugh, 2006).

La relación entre emociones y salud se remonta a los orígenes de la medicina con Hipócrates (460-370 a. C), que creía que las pasiones influían en el cuerpo y podían causar enfermedades. Posteriormente, Galeno (129-199 d. C) propuso que cada emoción estaba asociada a un fluido del cuerpo: sangre, flema, bilis negra y bilis amarilla. Así, por ejemplo, el exceso de bilis negra puede causar depresión y enfermedad. Esta doctrina perduró hasta el siglo XVIII. Según Freud, la represión de las emociones está en la génesis de alteraciones psicosomáticas. Desde entonces, la represión o inhibición de las emociones se ha considerado como una variable que incide en las enfermedades.

Según estudios, las respuestas de nuestro organismo tienen un rol importante en nuestra salud. Es de ahí que nacen las teorías que hacen referencia a la aparición de una enfermedad luego de un evento que ha generado mucho estrés en nuestra vida y que no lo hemos sabido canalizar de forma acertada. Las emociones participan en un gran número de trastornos, entre los que se encuentran los siguientes (Martín Díaz, 2009): 

• Trastornos cardiovasculares: enfermedad coronaria, hipertensión.

• Trastornos respiratorios: asma bronquial, síndrome de hiperventilación.

• Trastornos gastrointestinales: dispepsia funcional, úlcera péptica (gástrica o duodenal), síndrome de colón irritable, síndrome de intestino irritable, colitis ulcerosa, esofagitis. 

• Trastornos endocrinos: hipertiroidismo, hipotiroidismo, hipoglucemia, diabetes, enfermedad de Addison, síndrome de Cushing. 

• Trastornos dermatológicos: prurito, hiperhidrosis, urticaria, eccema, dermatitis atópica, psoriasis, alopecia areata. 

• Trastornos musculares: tics, temblores musculares, contracturas, lumbalgias, cefalea tensional, dolor miofacial, bruxismo.

• Alteraciones del sistema inmunológico: cáncer, evolución clínica del síndrome de inmunodeficiencia adquirida, artritis reumatoide, etc.

Las emociones negativas disminuyen las defensas del sistema inmunitario y predisponen a la enfermedad. Mientras que las emociones positivas potencian las defensas del sistema inmunitario y predisponen a la salud.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba