Comentarios Recientes

0
Ingrid González de Rodríguez

Reflejos

Ingrid González de Rodríguez | ingridderodriguez@hotmail.com

Un pintor y su obra Giotto Di Bondone


  • Ingrid González de Rodríguez | 02-12-2020

Florencia es considerada una ciudad única por su significado en la historia del arte y la cultura. Ubicada en la región la “Región de la Toscana” sobre el río Arno, su fundación se atribuye a los habitantes de Fiésole, antigua colonia Romana donde se conservan importantes obras de la civilización latina.   

 La celebridad universal de Florencia radica no solo en la importancia de sus tesoros artísticos, sino también en lo notable de los personajes que en ella nacieron. El pintor y arquitecto florentino Giotto Di Bondone (1267- 1337), uno de los artistas más influyentes del siglo XIV, y un gran precursor del Renacimiento, nació en la bellísima ciudad de Florencia. Giotto es uno de los artistas más influyentes del siglo XV, y de toda la historia del arte universal, su aporte fue lograr armonizar a la perfección los modelos bizantinos con rasgos realistas e innovadores. Esta concepción nueva, particularidad esencial del arte del Renacimiento se documenta por primera vez en sus obras.      

Desde la antigüedad se había considerado siempre a la pintura, como el resto de las Bellas Artes, un oficio. Instituciones y Mecenas encargaban a los maestros pintores la elaboración de temas concretos para un fin determinado, que debían realizar dentro de un plazo de tiempo. No fue hasta hace unos 700 años que los pintores comenzaron a ganarse lentamente la libertad creadora de dar a los cuadros una finalidad absoluta, o sea un contenido que iba más allá del tema en sí. En aquel tiempo, en las postrimerías del siglo XIII, los pintores superaron el concepto artístico de la Edad Media y desarrollaron una forma de representación en perspectiva que caracteriza hasta hoy nuestras costumbres visuales a la hora de contemplar un cuadro. La tradicional esfera de la acción del arte, hasta entonces limitada a la representación de motivos sacros, se amplió con la evolución del interés general por otros aspectos; el arte abrió sus puertas a temas nuevos. Lenta pero progresivamente los pintores comenzaron a liberarse de su condición de artesanos para expresar sus ideas como artistas libres. El fundamento de esta nueva concepción que se estaba perfilando fue la gran cantidad de cambios en todos los ámbitos humanos que, contribuyeron a la formación de una nueva ideología y visión del mundo con el movimiento renovador, que en la historia universal se conoce con el nombre de Renacimiento. 

Se considera que Giotto inventó la moderna pintura occidental cuando realizó el famoso fresco “Lamento por Cristo Muerto”. En esa época existía un canon de reglas que indicaba como debían representarse los personajes del Nuevo y Antiguo Testamento, la disposición de los elementos del cuadro debía seguir una perspectiva hierática, que prescribía que lo importante se pintara en un gran tamaño y lo secundario, más pequeño.   Guiotto abandonó esta forma de representación tradicional e introdujo un nuevo realismo que captaba al hombre, el espacio y el paisaje de igual forma. En su “Lamento por Cristo muerto” ya no se estereotipan las figuras según un modelo tradicional, sino que se representan las figuras como seres con rasgos personales que tienen sentimientos y sufren, y el fondo de oro se sustituye por un paisaje. La formulación de las nuevas reglas para la representación del espacio, fue un paso trascendental en la transición del gótico al Renacimiento, las figuras de Giotto parecen estar y actuar en el mundo real.    

Contemplando la obra de Giotto en la Galería Ufizi  

El nuevo lenguaje pictórico de Giotto se observa en varias obras de su autoría que se exiben en la Galería “La Galería De Los Uffizi”, en Florencia, Italia. Con Príamo, pudimos apreciar las obras de este artista paradigmático, que inspiró a otros grandes creadores del Renacimiento como Masaccio, Boticelli y el gran Miguel Ángel.  

Para tener una impresión de un cuadro basta con mirarlo una sola vez. “La Galería De Los Uffizi”, alberga una magnífica colección de pintura italiana de los siglos XII, XIV, XV, y XVI. Especialmente la sala II, dedicada a los pintores italianos del siglo XII, nos resultó imponente. Nos conmovió la famosa tabla "Maestá" o "Virgen con Niño", que representa a la Virgen entronizada con el niño Jesús. Las figuras de Giotto cobran vida en un espacio realista, aunque se basa en representaciones tradicionales de la virgen. El pintor crea la sensación de profundidad en el espacio al colocar a María y el niño en un trono tridimensional, superponiendo las figuras laterales unas a otras. Observamos la obra en la gráfica que ilustra "Reflejos".        

ingridderodriguez@hotmail.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba